Tags:
Lo que hay que saber Sector asegurador

Seguros y tecnología: ¿Hacia dónde van las cosas?

Seguros y tecnología

Si la generalización del uso de internet ya supuso una primera revolución tecnológica en el ámbito del seguro (principalmente en los canales de venta y atención al cliente), el boom de los smartphones promete llevar a la relación entre seguros y tecnología a cotas mucho más altas. El tráfico de internet desde el móvil ya iguala al de los ordenadores, y los estudios auguran que no parará de crecer en los próximos años.  En este contexto, seguros y tecnología deben ir necesariamente de la mano para no quedarse atrás en las expectativas del cliente.

A pesar de que el sector del seguro es uno de los más competidos del mercado, la implantación de soluciones tecnológicas no se ha realizado al ritmo de otros sectores, al menos en la percepción del público. Tanto las compañías aseguradoras como, sobre todo, las corredurías de seguros tienen mucho camino por recorrer para que seguros y tecnología se integren como un todo.

Hasta ahora la mayoría de innovaciones tecnológicas que relacionan seguros y tecnología se han realizado en el ámbito de la conectividad de las compañías con las corredurías y agentes, aparte de la presencia en internet, campo este último en el que los comparadores de seguros han irrumpido con fuerza como la principal novedad de cara al cliente en el ámbito asegurador. Más allá de esto, todavía está casi todo por hacer. Algunos ejemplos de lo que está llegando y que tarde o temprano se incorporará a la oferta de las aseguradoras:

  • La tecnología wearable está llamada a revolucionar el ámbito de la salud. Son muchas las empresas que están desarrollando dispositivos (como relojes, gafas e incluso prendas de vestir) que podemos llevar puestos y que están dotados de sensores que permiten monitorizar el estado de salud de un paciente, comunicarse con su médico e incluso alertar de una emergencia. Esta tecnología tendrá, sin duda, un impacto significativo sobre los seguros privados de salud, que razonablemente deberían ser los primeros en incorporarla, tanto a nivel de cuidado del paciente como incluso en la aparición de nuevos tipos de seguro vinculados a estos dispositivos.
  • Seguros y tecnología móvil empezarán a ir de la mano. Aunque son una realidad creciente, el desarrollo de aplicaciones móviles que permitan al cliente comunicar un siniestro, adjuntar fotografías o vídeo, geolocalizarlo y enviarle los medios de ayuda si es el caso, serán la tónica general en un futuro que ya está aquí.
  • Los coches autónomos y el automóvil conectado revolucionarán el ramo de Autos. En la actualidad, prácticamente todos los fabricantes de automóviles están experimentando con coches de conducción autónoma, además de Google y Apple, aunque aún faltan años para que los veamos circulando por las carreteras. Sin embargo, la tecnología orientada a la prevención de accidentes en los automóviles es algo que ya está aquí, al igual que los coches permanentemente conectados a internet. De hecho, la UE obligará a que todos los vehículos que se vendan a partir de 2018 incorporen el sistema eCall de llamada automática al 112 en caso de emergencia. 
  • La “internet de las cosas” disparará espectacularmente los ciberriesgosCada vez más son los dispositivos que están conectados permanentemente a internet, la llamada “internet de las cosas”. Hay que tener en cuenta que, por muchos sistemas de seguridad que se implanten, todos los sistemas conectados son susceptibles de ser hackeados, algo que vemos continuamente en las noticias y que sin duda irá a más. Esto afectará sin duda al sector del ciberriesgo, que aún hoy es anecdótico pero que previsiblemente experimentará un boom en los próximos años.
  • La privacidad será un nuevo campo que unirá seguros y tecnología. Uno de los aspectos más controvertidos en la implantación de tecnologías online es la salvaguarda de la privacidad de los usuarios, algo por lo que muchas compañías como Google o Apple ya se han enfrentado a multas millonarias de la UE. Cualquier empresa que ofrezca servicios online tendrá que estar cubierta en este aspecto ante posibles demandas y reclamaciones del cliente.
  • El triunfo de la omnicanalidad (omnichannel). Es la última tendencia en marketing y parece haber llegado para quedarse. La unión de seguros y tecnología permita ya a las compañías aseguradoras y a las corredurías centrarse en la experiencia del usuario independientemente de por qué canal contacte. Es decir, el reto es ofrecer a un usuario online la misma experiencia que si nos visita en nuestra oficina, y la posibilidad de que el usuario elija el canal que más le convenga en cada momento. Las oficinas online como la que ha puesto en marcha NB21 son un primer paso en este sentido, que también acabará afectando a la tecnología disponible en las oficinas con la intención de ofrecer una experiencia 100% integrada.

En resumen, son muchos e interesantes los desafíos que se presentan en la relación entre seguros y tecnología. Algunos de ellos ya no son futuro sino presente, lo que fuerza a todo el sector a trabajar duro para no quedarse atrás.