Lo que hay que saber Seguros de vida riesgo

¿Me interesa contratar un seguro de vida?

Todos sabemos, más o menos, qué es un seguro de vida pero, ¿sabemos realmente cómo funciona?

Un seguro de vida proporciona una indemnización a los beneficiarios en caso de muerte o invalidez permanente y absoluta del asegurado. Pueden darse otras modalidades de seguro de vida que cubran otros riesgos adicionales o parte de los riesgos mencionados, pero nos centraremos en el caso más habitual.

¿Qué hechos (garantías) suelen cubrirse en una póliza?

Lo más habitual es que se cubra el fallecimiento y la invalidez permanente y absoluta,  por cualquier causa, del tomador.

En caso de fallecimiento, los beneficiarios designados expresamente por el tomador, o en su defecto los herederos legales, recibirán una indemnización igual al capital asegurado en la póliza.

En caso de invalidez permanente y absoluta (incapacidad para desarrollar cualquier trabajo), lo más lógico es que el beneficiario sea el propio tomador/asegurado, que es quien debería recibir la indemnización.

Desde hace ya muchos años, esta modalidad de seguros ha ido incorporando nuevas garantías que elevan el nivel de personalización que un cliente puede llegar a tener en este tipo de productos. Dos ejemplos:

  • Duplicar o triplicar la indemnización si el fallecimiento es por un accidente, por ejemplo.
  • Anticipo de capital en caso de que se diagnostique una enfermedad grave al asegurado,

 

¿Por qué contratar un seguro de vida riesgo?

Depende de las  circunstancias personales y económicas de cada persona.  La cuestión básica que uno se debe de plantear es cómo quedaría la familia si la persona que aporta ingresos al núcleo familiar falleciera o sufriera una invalidez permanente y absoluta. Es decir, el seguro de vida se contrata para garantizar que la familia no sufra un desastre económico ante el fallecimiento o invalidez del asegurado.

¿Quién debe de contratar un seguro de vida riesgo?

Toda persona que aporte ingresos a una unidad familiar, o que soporte una carga financiera en su totalidad o parcialmente (por ejemplo una hipoteca o un préstamo).

Un error relativamente común es el caso de un matrimonio donde uno de los cónyuges no trabaja,y  resulta que contratan sendos seguros de vida con el mismo capital asegurado. Lo realmente interesante seria asegurar al cónyuge que sí aporta ingresos, de forma que si este falleciera, el otro conyuge percibiera una indemnización que fuera suficiente como para suplir, económicamente hablando,  la ausencia del fallecido.

 

¿Qué capital se debe asegurar?

Depende de muchos factores, pero como normal general se recomienda asegurar 4 o 5 veces los ingresos anuales del asegurado. Si hay cargas financieras (hipotecas o préstamos) éstas deben de incluirse en el capital asegurado también.

 

¿En función de qué calculan el precio las compañías de seguros?

Depende mucho de las compañías, aunque existen unas variables que son “básicas”: edad, profesión, altura y peso. Luego, cada compañía solicita (o no) una Declaración de Salud al asegurado más o menos completa, donde se le pregunta si sufre algun tipo de invalidez, si ha sido operado, si fuma, si conduce motocicleta, si tiene previsto someterse a alguna cirugía, si toma algun tipo de medicamento,…….

Hay que tener en cuenta que a mayor edad, más riesgo de fallecimiento(cuestión estadística) y por tanto más caro será el seguro. Con las profesiones ocurre algo parecido: unas tienen más riesgo que otras, por ejemplo: un administrativo y un carpintero metálico con fabricación e instalación(este tiene mas riesgo de sufrir un accidente, cortarse, caerse de un andamio,…)

En algunos casos, en función de las respuestas de la Declaracion de Salud y/o del importe a asegurar, las compañías pueden solicitar al cliente que se someta a un reconocimiento médico mas amplio en una clínica concertada (sin coste para el cliente) para valorar mejor su estado de salud.

Es importante no mentir en la Declaración de Salud, ya que en caso de siniestro si se demuestra una falsedad en la Declaracion de Salud, la compañía aseguradora puede negarse a abonar la indemnización pactada en el contrato de seguro.

 

¿Dónde contratar una póliza de vida riesgo?

Existen muchos distribuidores de seguros en el mercado (bancos, cajas de ahorro, internet, agentes de compañías,…), pero la opción mas recomendada es acudir a un Corredor de Seguros. Un Corredor de Seguros es una persona (física o jurídica) que ha demostrado su valía y sus conocimientos para el ejercicio de la profesión y que actuará velando siempre por los intereses de sus clientes frente al de las compañías de seguros. Esta independencia frente a las compañías hacen que el Corredor esté siempre al lado de su cliente, anteponiendo sus necesidades a las de las compañías. Además la amplia oferta de compañías con las que suelen colaborar, hacen que sea la mejor opción, pues con una sola gestión el cliente dispondrá de las ofertas de varias aseguradoras y el consejo de un experto que le asesorará acerca de cuál es el seguro que mejor se adapta a sus necesidades.