Category Archives: Seguros de vida riesgo

Seguros de vida riesgo Uncategorized

Por qué un seguro de vida riesgo

Published by:

seguro de vida

Una parte importante de la población vincula la necesidad del seguro vida únicamente a la contratación de una hipoteca para adquisición de vivienda. Esto es como consecuencia de que las entidades financieras siempre intentan vincular la concesión de una hipoteca a la contratación de este tipo de seguros, de forma que éste cubra el 100% del préstamo si el tomador fallece. Sin embargo, esto puede resultar insuficiente para atender todas las necesidades económicas de una familia. Un seguro de vida ofrece a los beneficiarios muchas más soluciones. Entre ellas podemos citar:

  • Cobertura de gastos asociados al fallecimiento o invalidez
  • Garantizar la continuidad de los estudios de los hijos
  • Sustituir una remuneración económica
  • Saldar una deuda o hipoteca con el banco
  • Pagar imprevistos o deudas de tarjetas de crédito

 

Por otro lado, el hecho de no contar con cargas familiares no es un motivo suficiente para no contratar un seguro de vida, ya que estos productos pueden incorporar la cobertura de incapacidad. Por tanto, para un profesional o asalariado será importante estar cubierto en caso de que una incapacidad le impida seguir trabajando y necesite recursos para afrontar sus nuevas circunstancias de vida. Existen casos en los que la empresa en la que trabajamos suscribe un seguro de vida a nuestro nombre. En este caso, será necesario evaluar si la suma asegurada cubre o no la totalidad de nuestras necesidades. Por regla general esto no será así, por lo que será necesario completar la cobertura con otra póliza. También aquellas personas,  que no generen ingresos, y que exclusivamente su actividad se centre en el cuidado familiar deberían suscribir este tipo de pólizas, ya que en caso de fallecimiento o incapacidad serán necesarios recursos para suplir las actividades que venían desempeñando (limpieza, cocina, cuidado de los hijos, etc.).

En aquellos casos en los que el asegurado sufra algún tipo de dolencia o enfermedad crónica, ello no tiene por qué suponer su exclusión automática para el acceso a este tipo de productos, De hecho, no todas las patologías crónicas se encuentran excluidas de los parámetros de suscripción de los seguros de vida. Cada compañía estudia cada caso de manera individualizada y puede darse el caso de que autorice la póliza con o sin sobreprimas, exclusiones o limitaciones de garantías.

Las coberturas que se pueden considerar imprescindibles en un seguro de vida riego son el fallecimiento, la invalidez permanente (absoluta o total) y las enfermedades graves. Caso de producirse cualquiera de estas circunstancias, el beneficiario percibirá la suma asegurada en cada cobertura. También existe la posibilidad de contratar otras garantías, como doble capital por accidente o triple capital por accidente de circulación. Además, existen otro tipo de servicios a los que se puede tener acceso: segunda opinión médica, test de hábitos saludables, adelanto de fondos para afrontar los gastos de sepelio, asesoría legal, asesoramiento nutricional, etc.

En cualquier caso, es muy importante revisar periódicamente si la suma asegurada de nuestro seguro de vida es acorde con nuestras necesidades actuales, ya que éstas pueden haber variado en el tiempo.

El seguro de vida tradicional se renueva anualmente y las primas van a fondo perdido. Pero también es posible contratar seguros con reembolso de primas en los que recuperamos parte del dinero invertido en una fecha prefijada caso de no producirse siniestro. Naturalmente, la prima a pagar en este último caso será más elevada que el seguro tradicional renovable.

 

Es interesante conocer que en caso de defunción, para averiguar si el fallecido contaba con un seguro de vida es necesario presentar una instancia ante el Registro de contratos con cobertura de fallecimiento del Ministerio de Justicia, junto a un certificado de defunción del fallecido.

Por último, y con respecto a los costes que conlleva la suscripción de este tipo de pólizas, indicar que la fuerte competencia en el mercado contiene y ajusta primas. De esta manera, se puede obtener una buena cobertura a un precio razonable. Precisamente para esta labor será vital la figura del corredor de seguros, como profesional independiente que analiza la oferta existente en el mercado y asesora a su cliente sobre las mejores opciones para dar cobertura a las necesidades que éste le transmite.

Equipo técnico NB21

Lo que hay que saber Seguros de vida riesgo

El seguro de vida: Garantizar la seguridad de tu familia.

Published by:

vida riesgo

Cuando hablamos de seguros de vida, en el sector solemos referirnos a ellos como “seguros de vida riesgo”, ya que seguros de vida en general hay muchísimos (cualquier seguro que tenga cobertura de fallecimiento, como un plan de pensiones, es un seguro de vida). Sin duda es de uno de los tipos más importantes de seguro que una familia puede y debería tener, ya que es el que realmente va a garantizar que el nivel de vida de la familia (o del beneficiario que se decida) va a poder continuar en caso de fallecimiento o invalidez.

Las garantías más comunes en un seguro de vida riesgo son el fallecimiento por cualquier causa, y la invalidez absoluta y permanente por cualquier causa. Pero puede ser que solo se contrate la de fallecimiento (sin la de invalidez). Además de estas dos, los seguros de vida tienen una amplia variedad de garantías opcionales.

Se trata de dos situaciones en las que nos cuesta mucho pensar. De forma natural todos somos reacios a imaginar qué pasará si fallecemos o si ya no podemos seguir trabajando por una invalidez. No obstante, este es un riesgo universal (nos afecta a todos) y, probablemente, el único riesgo que podemos tener la certeza de que sucederá tarde o temprano.

Sin embargo, mientras que el seguro de decesos tiene una penetración mayoritaria en la sociedad española (algo que no sucede en otros países) el seguro de vida sigue estando vinculado al hecho de asumir riesgos financieros: Si pedimos un crédito o una hipoteca será condición sine qua non para su concesión que tengamos un seguro de vida que cubra los capitales que vamos a pedir prestados. Esta situación convierte a los bancos en los grandes comercializadores de seguros de vida riesgo, aunque su única preocupación es cubrir el capital que nos prestan. Pero hay más cosas que deben tenerse en cuenta.

La finalidad principal de un seguro de estas características debe ser asegurar que la familia podrá continuar con su nivel de vida durante un tiempo ante la merma de ingresos que supone la desaparición de una de las personas que la componen. En este sentido, la palabra clave es tranquilidad. Parafraseando una conocida canción de Sabina (que sirve para una campaña de una conocida aseguradora), “Si lo que quieres es vivir mil años…”

Se trata de garantizar que tus hijos podrán estudiar, que se podrá hacer frente a las cargas financieras… en definitiva, que tu familia no tendrá que pasar apuros económicos si tú ya no estás. Ese es el verdadero sentido de un seguro de vida riesgo.

¿Es caro un seguro de vida? Rotundamente no. A modo de ejemplo, un seguro para una persona de 40 años que garantice un capital de 100.000 euros en caso de fallecimiento o invalidez permanente y absoluta cuesta menos de 40 céntimos al día. 

¿Qué capitales debo asegurar? Depende de varios factores: número de hijos, nivel actual de ingresos, cargas financieras… La decisión es siempre tuya, pero los corredores de seguros tenemos mucha experiencia en este campo y podemos analizar contigo cuál es tu situación y aconsejarte la mejor opción.  Las aseguradoras ofrecen muchas coberturas adicionales: gastos de sepelio, testamento, repatriación, cobertura por enfermedad grave, doble o triple capital asegurado en caso de fallecimento por accidente… Se deben analizar con calma tus circunstancias y ver qué es lo que se ajusta mejor a tu situación personal y familiar.

Cada vez más aseguradoras ofrecen la garantía de dependencia, que permite disponer al asegurado de una renta en caso de verse en esa situación. Esto permite complementar la renta pública que se percibe para acceder a mejores cuidados o de más calidad.

Es importante destacar que los bancos suelen exigir al cliente la contratación de un seguro de vida con su compañía de seguros para la concesión de un préstamo o crédito. Legalmente no pueden obligar al cliente a contratar dicho seguro con su compañía de seguros. Por eso es relativamente frecuente que el banco intente presionar en la negociación del préstamo o crédito para que dicho seguro sea contratado con la compañía aseguradora ofertada por el banco. Si estás en esa situación, infórmate en tu corredor de seguros de cuáles son las opciones que más que te convienen, y convierte una obligación en una oportunidad.

Normalmente el momento en el que uno decide formar una familia es el idóneo para plantearse este tipo de seguro, ya que es cuando nuestra vida cambia: a partir de entonces tenemos hijos que dependen de nosotros y pasan a primer plano en nuestro orden de prioridades. Dado que no vas a vivir mil años, merece la pena hacer un pequeño esfuerzo para asegurarte su tranquilidad en el futuro.

 

 

 

 

Lo que hay que saber Seguros de vida riesgo

¿Me interesa contratar un seguro de vida?

Published by:

Todos sabemos, más o menos, qué es un seguro de vida pero, ¿sabemos realmente cómo funciona?

Un seguro de vida proporciona una indemnización a los beneficiarios en caso de muerte o invalidez permanente y absoluta del asegurado. Pueden darse otras modalidades de seguro de vida que cubran otros riesgos adicionales o parte de los riesgos mencionados, pero nos centraremos en el caso más habitual.

¿Qué hechos (garantías) suelen cubrirse en una póliza?

Lo más habitual es que se cubra el fallecimiento y la invalidez permanente y absoluta,  por cualquier causa, del tomador.

En caso de fallecimiento, los beneficiarios designados expresamente por el tomador, o en su defecto los herederos legales, recibirán una indemnización igual al capital asegurado en la póliza.

En caso de invalidez permanente y absoluta (incapacidad para desarrollar cualquier trabajo), lo más lógico es que el beneficiario sea el propio tomador/asegurado, que es quien debería recibir la indemnización.

Desde hace ya muchos años, esta modalidad de seguros ha ido incorporando nuevas garantías que elevan el nivel de personalización que un cliente puede llegar a tener en este tipo de productos. Dos ejemplos:

  • Duplicar o triplicar la indemnización si el fallecimiento es por un accidente, por ejemplo.
  • Anticipo de capital en caso de que se diagnostique una enfermedad grave al asegurado,

 

¿Por qué contratar un seguro de vida riesgo?

Depende de las  circunstancias personales y económicas de cada persona.  La cuestión básica que uno se debe de plantear es cómo quedaría la familia si la persona que aporta ingresos al núcleo familiar falleciera o sufriera una invalidez permanente y absoluta. Es decir, el seguro de vida se contrata para garantizar que la familia no sufra un desastre económico ante el fallecimiento o invalidez del asegurado.

¿Quién debe de contratar un seguro de vida riesgo?

Toda persona que aporte ingresos a una unidad familiar, o que soporte una carga financiera en su totalidad o parcialmente (por ejemplo una hipoteca o un préstamo).

Un error relativamente común es el caso de un matrimonio donde uno de los cónyuges no trabaja,y  resulta que contratan sendos seguros de vida con el mismo capital asegurado. Lo realmente interesante seria asegurar al cónyuge que sí aporta ingresos, de forma que si este falleciera, el otro conyuge percibiera una indemnización que fuera suficiente como para suplir, económicamente hablando,  la ausencia del fallecido.

 

¿Qué capital se debe asegurar?

Depende de muchos factores, pero como normal general se recomienda asegurar 4 o 5 veces los ingresos anuales del asegurado. Si hay cargas financieras (hipotecas o préstamos) éstas deben de incluirse en el capital asegurado también.

 

¿En función de qué calculan el precio las compañías de seguros?

Depende mucho de las compañías, aunque existen unas variables que son “básicas”: edad, profesión, altura y peso. Luego, cada compañía solicita (o no) una Declaración de Salud al asegurado más o menos completa, donde se le pregunta si sufre algun tipo de invalidez, si ha sido operado, si fuma, si conduce motocicleta, si tiene previsto someterse a alguna cirugía, si toma algun tipo de medicamento,…….

Hay que tener en cuenta que a mayor edad, más riesgo de fallecimiento(cuestión estadística) y por tanto más caro será el seguro. Con las profesiones ocurre algo parecido: unas tienen más riesgo que otras, por ejemplo: un administrativo y un carpintero metálico con fabricación e instalación(este tiene mas riesgo de sufrir un accidente, cortarse, caerse de un andamio,…)

En algunos casos, en función de las respuestas de la Declaracion de Salud y/o del importe a asegurar, las compañías pueden solicitar al cliente que se someta a un reconocimiento médico mas amplio en una clínica concertada (sin coste para el cliente) para valorar mejor su estado de salud.

Es importante no mentir en la Declaración de Salud, ya que en caso de siniestro si se demuestra una falsedad en la Declaracion de Salud, la compañía aseguradora puede negarse a abonar la indemnización pactada en el contrato de seguro.

 

¿Dónde contratar una póliza de vida riesgo?

Existen muchos distribuidores de seguros en el mercado (bancos, cajas de ahorro, internet, agentes de compañías,…), pero la opción mas recomendada es acudir a un Corredor de Seguros. Un Corredor de Seguros es una persona (física o jurídica) que ha demostrado su valía y sus conocimientos para el ejercicio de la profesión y que actuará velando siempre por los intereses de sus clientes frente al de las compañías de seguros. Esta independencia frente a las compañías hacen que el Corredor esté siempre al lado de su cliente, anteponiendo sus necesidades a las de las compañías. Además la amplia oferta de compañías con las que suelen colaborar, hacen que sea la mejor opción, pues con una sola gestión el cliente dispondrá de las ofertas de varias aseguradoras y el consejo de un experto que le asesorará acerca de cuál es el seguro que mejor se adapta a sus necesidades.