Category Archives: Seguros de ahorro y jubilación

Lo que hay que saber Seguros de ahorro y jubilación

Planes de Pensiones y Seguros de Ahorro

Published by:

pensiones

Mucho se ha escrito (y se está escribiendo), sobre cómo nos afectará la reforma fiscal en lo referente a los planes de pensiones y seguros de ahorro, que como quedará demostrado más adelante tiene suma importancia por la magnitud que esta modificación de la ley implica.

Tal y como  es presentada por el gobierno, la modificación de la ley pretende fomentar el ahorro mediante la contratación de planes de pensiones privados  y seguros de ahorro a largo plazo, para ello ha introducido una serie de cambios que van desde la liquidez de los planes de pensiones pasados 10 años desde su contratación hasta exenciones fiscales en los seguros de ahorro a largo plazo.

En lo referente a los planes de pensiones las modificaciones más significativas son:

  1. Reducción de la aportación máxima anual que podemos hacer a un plan de pensiones que pasa de 10.000€ al año (12.500€, si el participe tiene más de 50 años), de la actualidad a 8.000€. Esto que en principio puede parecer una mala noticia, apenas tendrá incidencia en la inmensa mayoría de los contribuyentes, puesto que según los últimos datos facilitados por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP), del año 2013, la aportación media anual fue de 1.375 euros y únicamente un 1,09% de los particulares que tienen un plan de pensiones contratado han realizado una aportación anual de más de 8.000 euros mientras que un 75% ingresa 300 euros o menos. En cualquier caso, si estás en este 1,09%, debes saber que este año todavía puedes aportar hasta los 10.000 euros (o 12.500 euros si tienes más de 50 años).

Por otro lado aumenta el límite de las aportaciones realizadas a favor del cónyuge que no obtenga rendimientos del trabajo ni de actividades económicas o estos sean inferiores a 8.000 euros anuales, el cual pasa de 2.000 a 2.500€.

  1. Las aportaciones a planes de pensiones de más de 10 años podrán rescatarse. Además de los supuestos existentes en la actualidad previstos en la Ley de Planes y Fondos de Pensiones , que prevé la posibilidad de rescatar los planes de pensiones básicamente en 2 supuestos: desempleo de larga duración y enfermedad grave, la modificación de la Ley del IRPF, prevé que a partir del 1 de enero de 2015, se puedan rescatar los planes de pensiones total o parcialmente, así como los rendimientos generados por el mismo si han pasado 10 años desde su contratación. En este caso surge una duda ¿Qué ocurre con las aportaciones realizadas con anterioridad al 1 de enero de 2015? Pues en este caso, el partícipe deberá esperar hasta el año 2025, para poder rescatar anticipadamente su plan de pensiones, salvo que se jubile antes o se encuentre en alguno de los supuestos previstos en la Ley de Planes y Fondos de Pensiones mencionado anteriormente.
  2. Abaratamiento de las comisiones que se pagan en los planes y fondos de pensiones y elevar la transparencia en la información que se recibe. La comisión de gestión máxima pasa del 2% al 1,5% sobre la cuenta de posición del plan de pensiones, pudiendo sustituir dicho porcentaje por el 1,2% del valor en la cuenta de posición más el 9% de la cuenta de resultados. La comisión máxima de depósito se reduce del 0,5% al 0,25% sobre la cuenta de posición del plan de pensiones.

También debe facilitarse la información a través de acceso a sitio web de la gestora o grupo y se mejorará la comunicación previa de riesgos al partícipe para que conozca antes de contratarlos que los planes de pensiones tienen liquidez limitada, no garantizan rentabilidad salvo la externa y que el riesgo que existe en la inversión es tanto para los partícipes como para los beneficiarios.

Con respecto a este tema es de reseñar que el texto refundido de la Ley de Ordenación del Seguros privados obliga a la entidad a notificar al cliente la rentabilidad esperada antes de la celebración del contrato y ahora se modifica en este mismo sentido en el Reglamento de Ordenación y Supervisión de los Seguros Privados. Si nos fijamos esta obligación rige cuando se contrata un Plan de Pensiones con una entidad aseguradora, bien sea a través de un mediador de seguros o en una entidad financiera; no ocurre lo mismo cuando se contrata un plan de pensiones gestionado por un fondo de inversión o una entidad financiera, por lo que debemos prestar mucha atención a la hora de invertir nuestro dinero.

Con respecto a los Planes de Pensiones poco mas se puede decir que sea relevante para el contribuyente, no así en lo que hace referencia a los seguros de ahorro, puesto que tanto en lo que hacer referencia a las nuevas inversiones como a las antiguas, considero que las modificaciones que plantea la Ley del IRPF son de mayor importancia.

Por un lado se crea el llamado “Plan Ahorro 5”, que pretende incentivar el ahorro a largo plazo para los pequeños inversores. Su ventaja fiscal radica en la exención de las rentas generadas por la cuenta de depósito o seguro por medio del cual se hayan generados estos rendimientos, siempre y cuando  no se aporten más de 5.000€ al año durante un mínimo de cinco años seguidos. Estos Planes de Ahorro a Largo Plazo o “Planes de Ahorro 5” se conciben como contratos que deben instrumentarse a través de seguros de vida (denominados comúnmente  seguros de vida a largo plazo) o en cuentas individuales de ahorro a largo plazo. Es de reseñar que ya sea de una forma u otra este tipo de contrato deberá estar en vigor hasta el vencimiento del Plan de Ahorro a Largo Plazo.

Evidentemente cada persona, sólo podrá tener en vigor un único Plan de Ahorro a Largo Plazo y entrará en vigor cuando se satisfaga el pago de la primera prima y se entenderá como extinguido en el momento en que haga la primera disposición de capital. A estos efectos, no se considerarán disposiciones si llegado el vencimiento, la entidad, por orden de su cliente, destina el importe íntegro de la prestación a un nuevo Plan de Ahorro a Largo Plazo, contratado con la misma entidad.

En cuanto a las novedades en lo referente a ahorro y pensiones poco mas queda por contar, pero he querido dejar para el final un tema del que muy pocos medios especializados se han hecho eco y que creo tiene su importancia, sobre todo por el ahorro fiscal que supone para el contribuyente (evidentemente dependerá de una serie de factores), pero que el pequeño ahorrador debería conocer, y es lo relativo a todos aquellos seguros de ahorro contratados antes del 31 de diciembre de 1994, con períodos largos (más de 22 años). Cuando se contrataron este tipo de productos seguramente se les informó que las rentas generadas por los mismos estarían exentas ya que no quedaban sujetas por coeficientes de abatimiento. Con las posteriores reformas, esta exención pasaría (en función de coeficientes), del 100% hasta el 75%, cuando rescatasen. En el momento del rescate se practica la pertinente retención fiscal, que se compensa a la hora de hacer la declaración del I. R. P. F.

Con la nueva reforma fiscal, deberíamos asesorar a nuestros clientes y estudiar la conveniencia de que rescaten estos seguros de ahorro antes del 31 de diciembre, puesto de no hacerlo, podrían perder la ventaja de esta exención. En el asesoramiento hay que tener en cuenta una serie de factores, de un lado la edad de nuestro cliente, si está próximo  a la jubilación y hubiese contratado este tipo de productos, pensando en la misma, deberíamos aconsejarle que lo rescate, independientemente de la rentabilidad del mismo y de la propia rentabilidad, puesto que muchos de estos productos se contrataron con unos intereses mínimos garantizados muy altos (en comparación con los actuales). Sin embargo si nuestro cliente no está próximo a la jubilación no tiene necesidad de  rescatar este seguro a corto o medio plazo y además la rentabilidad de su seguro de ahorro es buena, debemos aconsejarle que lo mantenga, aún a pesar de tener en su momento que tributar por la totalidad de los rendimientos generados.

Lo mismo ocurre a todas aquellas personas que contrataron este tipo de productos antes del 20 de enero de 2006 (hasta esa fecha la exención era de hasta el 75% de los rendimientos generados, tal y como explicamos anteriormente).

Como habrán podido comprobar, las modificaciones que plantea el proyecto de Ley de la Reforma del I. R. P. F., no son muy numerosas, pero sí de mucha importancia, por todo ello, es conveniente que el pequeño ahorrador se ponga en manos de un corredor de seguros independiente, el cual le podrá asesorar atendiendo a sus necesidades e intereses.

Equipo técnico NB21

Lo que hay que saber Seguros de ahorro y jubilación

¿Es necesario ahorrar para la jubilación?

Published by:

jubilacion

 

Sí, absolutamente necesario, en la medida que podamos ahorrar, deberíamos destinar una cuantía mensual a la planificación de nuestra jubilación y deberíamos hacerlo cuanto antes.

Hay que tener en cuenta que la pensión pública cada día que pase será menos generosa. Se calcula que en el año 2020 un tercio de la población superará los 65 años y, dada la actual situación económica, no se prevé un aumento de cotizantes en mucho tiempo. Es decir: más prestaciones y menos aportaciones.

Consecuencia: pensiones públicas más reducidas, como ya hemos sufrido con la última reforma del cálculo de las pensiones que suponen de hecho una reducción del 15% según cálculos de los expertos en el tema, si además somos autónomos y estamos cotizando por la cuantía mínima con mayor motivo.

Actualmente la pensión media de jubilación supera en escasos céntimos los 1.001 euros, si hacemos un cálculo de nuestros gastos no nos va a quedar mucho margen para el disfrute del descanso que nos merecemos.

¿Cuánto debo ahorrar?

Caben muchas opiniones, pero una cifra mínima aconsejable debería estar en un 5% de nuestros ingresos.

¿En qué producto ahorro?

Existen multitud de productos en el mercado que nos permiten planificar nuestro ahorro y va a depender de nuestro perfil y nuestras cuentas con HACIENDA.

Si tenemos un impacto fiscal anual importante y una cierta cultura financiera nada mejor que un Plan de Pensiones (ojo, no tiene rentabilidad garantizada y habría que estudiar el histórico de rentabilidad obtenido y las comisiones de gestión aplicados).

Si además de esta situación nuestra forma de entender el ahorro es no preocuparnos continuamente por su evolución y no tenemos esa cultura financiera:  un Plan de Pensiones Asegurado (rentabilidad garantizada). Hay que recordar que estos productos en la actualidad no tienen liquidez al margen del fallecimiento hasta la edad de jubilación o por minusvalía, desempleo de larga duración y enfermedad grave, aunque su falta de liquidez va a venir compensada por la desgravación fiscal anual que las aportaciones nos van a proporcionar.

Si nuestras cuentas con HACIENDA son poco significativas o negativas y estamos por encima de los 45 o 50 años un PIAS puede ser una buena solución pues nos puede proporcionar a partir de los 10 años una renta vitalicia con ventajas fiscales. Aquí no podemos obviar que la cifra de ahorro ha de ser significativa aunque tenemos la ventaja de poder rescatarla en caso de necesidad.

Si estamos en la situación anterior pero somos jóvenes cualquier plan de ahorro conocido coloquialmente como de jubilación o ahorro (tienen liquidez) nos permitirá acostumbrarnos a tener una masa de ahorro que en un futuro y en función de que nuestra situación varíe, se pueda destinar a cualquier otro producto de los ya mencionados.

Si además tenemos un buen bagaje financiero y no nos preocupa las rentabilidades garantizadas o a corto plazo un Unit Link o un Fondo de Inversión puede darnos una buena solución.

¿A quién debo dirigirme?

Es importante huir de cualquier persona física (agentes de seguros vinculados) o jurídica (BANCA) cuya prioridad sea colocarnos un producto por su interés en la venta o por sus objetivos comerciales y que no analice previamente nuestra situación fiscal, financiera y nuestro perfil. Una buena opción es un corredor de seguros o un asesor financiero independiente.

Equipo Técnico NB21

Firmas Lo que hay que saber Seguros de ahorro y jubilación

Y ahora… ¿Con quién invierto mis ahorros?

Published by:

ahorros

Esta fue una pregunta que me hizo un familiar, que tenía la nada despreciable cantidad de 60.000€ en participaciones preferentes, por lo que se me ocurrió que podría ser un buen título para expresar, y en su caso mostrar, que no solo se pueden “guardar” los ahorros en una entidad financiera, sino que se pueden conseguir mejores dividendos y con una mayor “seguridad” invirtiendo tus ahorros a través de tu corredor de seguros en una compañía aseguradora.

¿Por qué es mejor invertir en una aseguradora?

Primero (y aquí barro para casa), porque si lo haces con tu corredor de seguros buscará aquel producto de inversión que más se adapte a tu perfil, de una manera independiente y sin  vinculación con la entidad

Antes de seguir, quisiera hacer un pequeño paréntesis en lo referente al perfil del inversor, puesto que esto es fundamental a la hora de encontrar aquello que mejor se adapte a lo que el cliente necesita, y para ello, como corredores de seguros, debemos tener en cuenta una serie de variables; ¿es un ahorro pensando en la jubilación o es un ahorro pensando en un posible rescate?; en ambos casos, ¿Cuál es la edad de la persona a la que nos va a confiar su inversión?, esto nos va a determinar si debemos aconsejar una inversión con mayor o menor exposición al riesgo.

Segundo, porque en muchos de los casos, las inversiones están “amparadas” por el Consorcio de Compensación de Seguros (recomiendo la lectura del artículo sobre este tema de Juan Carlos Iglesias  http://segurosaldesnudo.com/se-chove-que-chova/ ), ello implica que en el supuesto caso de liquidación de una compañía de seguros el Consorcio se encargará de llevar el trámite de dicha liquidación, y en función del resultado de la liquidación, el  decidirá cómo se debe proceder; si se vende la cartera a otra compañía (o simplemente se traspasa), se procede a devolver las obligaciones de pago, etc.

Con respecto a este tema, debemos aclarar que los seguros de ahorro, no están respaldados por el Fondo de Garantía de Depósitos, el cual garantiza hasta un máximo de 100.000,00€ por cliente y entidad, pero por el contrario las aseguradoras y sus productos de ahorro e inversión, si están controladas por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP) y están regulados por la Ley de Ordenación y Supervisión de los Seguros Privados, que establece que este tipo de seguros requieren unas provisiones matemáticas, esto sirve para preservar que estas pólizas sean seguras, ya que la compañía no puede utilizar este dinero para lo que desee, para que nos entendamos.

–          Cuando depositamos dinero en un banco, aunque sea en un depósito a plazo, la entidad financiera puede hacer con ese dinero “lo que desee”, y por lo general, lo que acaba haciendo es prestárselo a otra persona o entidad, a cambio de un interés.

–          Los seguros de ahorro (y englobamos dentro de estos a todo aquello que hace referencia a los productos de jubilación), una vez que se suscribe una póliza con una entidad aseguradora, esta invierte ese dinero como indica la ley (siempre bajo el control de la DGSFP), de forma segura y en activos no tóxicos.

Como se puede apreciar, la diferencia de control por parte de una entidad a otra es distinta, puesto que los bancos no están sometidos a este tipo de control.

El caso CAHISPA.

Ejemplo de cómo funciona el Consorcio de Compensación de Seguros en estos casos, quisiera mostrar como actuó en la liquidación el año pasado con CAHISPA.

En octubre de 2007, la aseguradora CAHISPA es intervenida por la DGSFP., al detectarse una serie de irregularidades (CAHISPA, estaba muy expuesta al sector inmobiliario, la DGSFP lo detecta y por ello decide intervenirla), tras revisar las cuentas determina que lo mejor es proceder a su venta, y después de varios intentos fallidos en enero de  2013, procede a su liquidación del ramo de vida y sigue buscando comprador para el resto de ramos (estos fueron asignados posteriormente, decesos a La Almudena y el resto de ramos a GES Seguros y Reaseguros). Es en este momento en el que entra en acción el Consorcio, el cual y tras comprobar que el importe del patrimonio de CAHISPA sólo garantiza el 47% de las obligaciones de pago, decide un mes más tarde, el 28 de febrero,  tomar las medidas de mejora a aplicar en la liquidación de CAHISPA, con el fin de proceder al pago del 100% del valor nominal de los contratos de seguros que los clientes tenían con esta entidad. El reembolso de dichas cantidades se comenzó a hacer dos meses después, (de ello puedo dar fe personalmente, puesto que me encargué de asesorar a dos clientes nuestros, que tenían sus seguros de jubilación  con otros mediadores, y que fueron finalmente reembolsados a los mismos mediante talón bancario en el plazo mencionado).

Con todo esto lo que pretendo es mostrar con un ejemplo real, la seguridad que supone el depositar tus ahorros en una compañía de seguros. Aún en un caso tan poco favorable, los clientes recibieron el 100% de su dinero en un plazo máximo de 4 meses desde que se decreta la liquidación de la compañía, y sinceramente, para los que somos mediadores de seguros, el que una compañía de seguros quiebre, siempre es una mala noticia, pero por otra parte, ver que el sistema funciona, me enorgullece. Sin embargo, y aquí vuelvo a barrer para casa, los ahorradores de las participaciones preferentes y subordinadas, llevan varios años esperando recuperar su dinero.

Por último, es mejor invertir tus ahorros en una aseguradora, por el seguimiento de la inversión. En todas aquellas pólizas realizadas a un tipo de interés garantizado y con un vencimiento fijado a la contratación de la póliza, aunque pueda parecer que no tiene importancia este aspecto, es posible que en inversiones realizadas en fondos de inversión garantizados, con ventanas de liquidez marcadas en el momento de la contratación, si pueda resultar interesante saber si conviene o no el rescate de la misma. Para estos casos ya existen compañías con aplicaciones informáticas que informan al mediador en función de unas alertas previamente establecidas sobre el sentido negativo o positivo de una inversión (por ejemplo si pierde más de un 5%, la aplicación nos avisa y lo mismo ocurres si gana más de un 10%). Además, al vencimiento del contrato, será tu mediador el que se ponga en contacto contigo para informarte del resultado de la inversión realizada y de las opciones que existen en el mercado que podrían resultar más acordes al cliente. evidentemente esto no es un acto altruista, puesto que si el cliente no renueva su confianza en nosotros, son ingresos que el mediador de seguros deja de percibir, pero también es cierto que sólo un corredor de seguros podrá ser independiente en este sentido, puesto que si vence una operación en una compañía X, no tiene porque ser lo más rentable renovar con esta compañía y si hacerlo con la compañía Y. Por el contrario, en las entidades financieras y salvo que sea una cantidad de dinero muy importante, no se tiene esta atención tan personalizada (¿a quién no le han renovado un depósito a plazo a la baja de forma tácita sin aviso por parte de su banco? o ¿a quién le han avisado de que su fondo de inversión va perdiendo mucho dinero?).

En fin, que contrariamente a lo que se pueda pensar, invertir tus ahorros a través de una compañía de seguros, ni tiene que estar menos garantizado que en un banco, ni es menos rentable, de hecho los seguros a prima única (el equivalente a un depósito a plazo de un banco), están dando una rentabilidad superior al interés que ofrecen las entidades financieras a plazo y si no te lo crees, PREGÚNTASELO A TU CORREDOR DE SEGUROS.

Equipo técnico NB21

 

Lo que hay que saber Seguros de ahorro y jubilación

¿Qué debo saber para planificar mi jubilación?

Published by:

ScreenHunter_98 Dec. 10 19.53
  1. Si hay pensiones públicas, ¿Por que debo planificar mi jubilación y ahorrar para ese momento?

Hace unos años nadie se planteaba qué sería de nuestro sistema de Seguridad Social, sin embargo ahora se ha demostrado que el sistema de reparto, tal cual está concebido, no es sostenible a largo plazo.

Tenemos que ser conscientes de que nuestra jubilación depende cada vez más de nosotros mismos, por ello es muy importante que seamos capaces de ahorrar lo suficiente a lo largo de nuestra vida laboral para, llegado el momento de la jubilación, poder mantener el nivel de vida deseado.

2. ¿Cuándo debo empezar a planificar mi jubilación? ¿ Aparte del tiempo que otros parámetros debo tener en cuenta?

Cuanto antes empieces menor será el esfuerzo que tendrás que hacer mañana, no sólo por disponer de más años para ahorrar, sino porque a lo largo de esos años, la rentabilidad que pueda generar ese ahorro te ayudará a conseguir antes tu objetivo.

En este cuadro, os muestro un ejemplo de un ahorro de 150€ al mes, así veréis las ventajas de empezar cuanto antes con ello e incluso lo que variará la cantidad de dinero que percibiremos mensualmente en el momento de jubilación.

(Es un ejemplo donde no se tienen en cuenta los impuestos, ni la inflación pero nos podemos hacer una idea)

 

Podemos jugar con la cantidad de dinero a aportar mensualmente, la edad con la que empezamos a ahorrar para este fin y el nivel de vida que deseamos mantener cuando nos jubilemos.

3. ¿Por qué un plan de pensiones  o de jubilación y no un fondo de inversión?

Los fondos de inversión y los planes de pensiones son dos instrumentos de inversión muy parecidos. Básicamente consisten en que los inversores aportan dinero a un fondo común que es gestionado por el gestor del fondo o plan.

Pero  la gran ventaja de los planes de pensiones respecto a los fondos de inversión es su favorable trato fiscal a la hora de realizar las aportaciones.

Esa ventaja fiscal consiste en que el partícipe puede deducirse de su base imponible las cantidades aportadas hasta un determinado límite que depende de la edad y de los ingresos totales

 

4. ¿Cuál es la principal diferencia fundamental entre  lo que comúnmente se conoce cómo plan de pensiones y plan de jubilación? ¿qué otros productos puedo valorar a la hora de planificar mi jubilación?

Además de otras muchas diferencias, las  principal diferencia de ambos tipos de ahorro estriba en el tratamiento fiscal de ambos, así, los planes de pensiones tienen un tratamiento fiscal beneficioso en el irpf anual, mientras los planes de jubilación no desgravan y su tratamiento  fiscal se produce en el momento de su cobro.

Los planes de pensiones son el producto estrella para la jubilación. Sin embargo, el mercado ofrece diversas alternativas a la hora de armar una cartera de inversión para el ahorro a largo plazo.

Os planteo  cinco alternativas de ahorro a los planes de pensiones primero para familiarizaros con otros productos financieros no tan conocidos por el público general y segundo para poder crear una cartera equilibrada.

  • Fondos de inversión: la alternativa más clara a los planes de pensiones ya que a fin de cuentas su funcionamiento es muy similar. Se trata de producto con una política de inversión definida que invierte en cestas de diferentes activos para rentabilizar el dinero de los depositantes. La ventaja respecto a los planes de pensiones es su mayor liquidez, ya que el dinero puede retirarse casi en cualquier momento. Por el contrario, las aportaciones no gozan de incentivos fiscales.
  • Planes de Previsión Asegurados: los PPA se ha convertido en una de las alternativas en boga ya que su fiscalidad es la misma que la de los planes de pensiones con la diferencia de que el capital invertido está 100% garantizado. En este sentido actúan como un fondo de inversión garantizado. Al igual que los planes de pensiones, el dinero no se podrá recuperar hasta el momento de la jubilación.
  • Planes de Ahorro Sistemático: los llamados PIAS no han parado de crecer en los últimos años. A diferencia de los planes de pensiones el dinero se puede recuperar en cualquier momento y no es necesario esperar a la jubilación. Sin embargo, sí que goza de incentivos fiscales para las ganancias generadas en plazos superiores a los 10 años. El dinero invertido no tiene por qué estar garantizado, pero la mayoría de entidades sí que lo hacen.
  • Seguros de jubilación: su funcionamiento es similar al de los PIAS y se pueden recuperar en forma de renta vitalicia con la ventaja fiscal de que este capital tendrá la consideración de devolución a efectos del pago de impuestos.
  • ETFs: los fondos cotizados son fondos de inversión que cotizan como si fuesen acciones. Lo que nos hace incluir este producto como alternativa a los planes de pensiones y no la inversión en acciones es su especialización a la hora de replicar índices bursátiles enteros. Esto se supone que sirve para diversificar la inversión (estamos invirtiendo en una cesta de empresas de diferentes sectores frente a una sola compañía) y que los índices son más estables que una acción individual. Sin embargo, conviene aclarar que como producto de inversión es mucho más volátil que el resto de opciones y también algo más arriesgado.

Al final no se trata de elegir uno u otro producto, sino más bien de realizar una combinación de dos o tres de ellos, incluidos los planes de pensiones. De esta forma, se podrían contar con un plan de pensiones y un PIAS como opciones más conservadoras y utilizar los ETFs e incluso los fondos de inversión para arriesgar un poco más por una parte y ganar liquidez por otra.

 

5. Si una de mis preocupaciones es que pueda necesitar dinero por circunstancias extraordinarias, ¿qué  producto o productos son convenientes que contrate?

 Si tu preocupación es poder disponer del dinero hay varias opciones, cuentas corrientes, cuentas de ahorro, el cerdito-hucha de casa, debajo del colchón pero la que yo recomendaría es el conocido PIAS, del que hablamos en el punto anterior. A diferencia de los planes de pensiones se puede recuperar en cualquier momento y no esperar a la jubilación, goza de ventajas fiscales a partir de los 10 años y se puede percibir en renta si lo deseas. Pero en un momento de necesidad lo tienes disponible.

 6. Si soy autónomo, ¿necesitare ahorrar más o menos que un asalariado para la jubilación? (pensión media jubilados asalariados VS autónomos)

Según los datos oficiales de la Seguridad Social, un autónomo cobra mucho menos que un asalariado durante su jubilación. Concretamente, 358 euros mensuales menos.

Así, mientras la pensión media de un asalariado asciende a 956,19 euros, la de un autónomo jubilado apenas llega a los 598,31 euros, una diferencia que establece un claro agravio comparativo a la hora de colgar el hábito de trabajo. El motivo básico de esta diferencia reside en que gran parte de los autónomos cotiza por la base mínima, una decisión beneficiosa a corto plazo pero perjudicial a largo.

Si un autónomo quiere tener una pensión decente por la Seguridad Social, tiene que subir muchísimo la base de cotización, y por tanto la cuota mensual, los últimos años de trabajo. Teniendo un plan de pensiones puede llegar a cobrar lo mismo con muchos menos gastos. Además desgrava el 100% de lo aportado en la declaración de la renta.

 

7. ¿Qué rentabilidad media se ha obtenido con estos productos durante los últimos años y como se ha visto afectada por la crisis?

La rentabilidad media anual de los planes de pensiones del sistema individual alcanzó el 12,98 % en mayo, según los datos publicados hoy por la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (Inverco).

Los mismos datos ponen de manifiesto que todas las categorías de los planes de pensiones han registrado en mayo rentabilidades “excelentes”, según Inverco, que ha advertido de que al analizar las cifras hay que tener en cuenta que los mercados de renta fija y variable estuvieron en zonas de mínimos en 2012.

Inverco ha explicado que los rendimientos van desde el 2,7% en renta fija a corto plazo, hasta el 18,4% en renta variable, superando todas las categorías “con amplitud” la tasa de inflación estimada del periodo (0,3%).

Por su parte, en los plazos largos, de 23, 20, 15 y 10 años, las rentabilidades medias anuales también son “muy positivas”, alcanzando el 4,9%, 3,8%, 1,9% y 2,3%, respectivamente, para el total de planes del sistema individual.

Por último, según pone en valor Inverco, en los últimos 5 años, y pese a la “profunda crisis económica”, los planes de pensiones han tenido una rentabilidad media anual del 2,5%.

 

8. En caso de fallecimiento, ¿mis herederos pueden recuperar el dinero?

Si. Los herederos del beneficiario podrían, en caso de fallecimiento de éste, cobrar el total del plan de pensiones.

 

9. ¿Y en caso de invalidez, voy a poder recuperarlo o adelantar el cobre una pensión?

Sí, si el beneficiario se viera incapacitado totalmente para la profesión habitual o para cualquier otro trabajo o gran invalidez. Para ello,  tiene que acreditarse con los correspondientes documentos expedidos por la Seguridad Social y pasar por un reconocimiento médico.

Si el beneficiario se encuentra en situación de dependencia severa o gran dependencia a causa de una pérdida de autonomía mental o física, también se podrá rescatar la cantidad íntegra del Plan de Pensiones.

 

10. Tengo 35 años  una capacidad de ahorro limitada  ¿merece la pena que me haga un plan?  ¿Por qué? ¿A partir de que cantidad es interesante? ¿Qué tipo de producto?

 Como ya comenté antes, cuanto antes empieces menor será el esfuerzo que tendrás que hacer mañana, no sólo por disponer de más años para ahorrar, sino porque a lo largo de esos años, la rentabilidad que pueda generar ese ahorro te ayudará a conseguir antes tu objetivo.

La cantidad a ahorrar depende del nivel de vida que desees mantener cuando te jubiles, debes de pararte a calcular que cantidad de dinero necesitas para cumplir ese fin. Cuanto más joven lo hagas, con menor esfuerzo económico conseguirás ese objetivo.

El producto más interesante es el plan de pensiones porque así te beneficiarás de la desgravación anual en tu declaración.

Si en un momento dado no puedes afrontar los pagos mensuales siempre puedes paralizar las aportaciones y continuar con ellas en el momento que mejore tu economía teniendo en cuenta siempre que ese tiempo no has aportado y vas a tener que “recalcular tu financiero” para poder llegar al objetivo marcado en un principio.

 

María Rodriguez Santalla

Norbrok21