Category Archives: Lo que hay que saber

Lo que necesitas saber sobre contratación, pólizas, siniestros… Tus dudas resueltas por el equipo de NB21

Seguros de vida riesgo Uncategorized

Por qué un seguro de vida riesgo

Published by:

seguro de vida

Una parte importante de la población vincula la necesidad del seguro vida únicamente a la contratación de una hipoteca para adquisición de vivienda. Esto es como consecuencia de que las entidades financieras siempre intentan vincular la concesión de una hipoteca a la contratación de este tipo de seguros, de forma que éste cubra el 100% del préstamo si el tomador fallece. Sin embargo, esto puede resultar insuficiente para atender todas las necesidades económicas de una familia. Un seguro de vida ofrece a los beneficiarios muchas más soluciones. Entre ellas podemos citar:

  • Cobertura de gastos asociados al fallecimiento o invalidez
  • Garantizar la continuidad de los estudios de los hijos
  • Sustituir una remuneración económica
  • Saldar una deuda o hipoteca con el banco
  • Pagar imprevistos o deudas de tarjetas de crédito

 

Por otro lado, el hecho de no contar con cargas familiares no es un motivo suficiente para no contratar un seguro de vida, ya que estos productos pueden incorporar la cobertura de incapacidad. Por tanto, para un profesional o asalariado será importante estar cubierto en caso de que una incapacidad le impida seguir trabajando y necesite recursos para afrontar sus nuevas circunstancias de vida. Existen casos en los que la empresa en la que trabajamos suscribe un seguro de vida a nuestro nombre. En este caso, será necesario evaluar si la suma asegurada cubre o no la totalidad de nuestras necesidades. Por regla general esto no será así, por lo que será necesario completar la cobertura con otra póliza. También aquellas personas,  que no generen ingresos, y que exclusivamente su actividad se centre en el cuidado familiar deberían suscribir este tipo de pólizas, ya que en caso de fallecimiento o incapacidad serán necesarios recursos para suplir las actividades que venían desempeñando (limpieza, cocina, cuidado de los hijos, etc.).

En aquellos casos en los que el asegurado sufra algún tipo de dolencia o enfermedad crónica, ello no tiene por qué suponer su exclusión automática para el acceso a este tipo de productos, De hecho, no todas las patologías crónicas se encuentran excluidas de los parámetros de suscripción de los seguros de vida. Cada compañía estudia cada caso de manera individualizada y puede darse el caso de que autorice la póliza con o sin sobreprimas, exclusiones o limitaciones de garantías.

Las coberturas que se pueden considerar imprescindibles en un seguro de vida riego son el fallecimiento, la invalidez permanente (absoluta o total) y las enfermedades graves. Caso de producirse cualquiera de estas circunstancias, el beneficiario percibirá la suma asegurada en cada cobertura. También existe la posibilidad de contratar otras garantías, como doble capital por accidente o triple capital por accidente de circulación. Además, existen otro tipo de servicios a los que se puede tener acceso: segunda opinión médica, test de hábitos saludables, adelanto de fondos para afrontar los gastos de sepelio, asesoría legal, asesoramiento nutricional, etc.

En cualquier caso, es muy importante revisar periódicamente si la suma asegurada de nuestro seguro de vida es acorde con nuestras necesidades actuales, ya que éstas pueden haber variado en el tiempo.

El seguro de vida tradicional se renueva anualmente y las primas van a fondo perdido. Pero también es posible contratar seguros con reembolso de primas en los que recuperamos parte del dinero invertido en una fecha prefijada caso de no producirse siniestro. Naturalmente, la prima a pagar en este último caso será más elevada que el seguro tradicional renovable.

 

Es interesante conocer que en caso de defunción, para averiguar si el fallecido contaba con un seguro de vida es necesario presentar una instancia ante el Registro de contratos con cobertura de fallecimiento del Ministerio de Justicia, junto a un certificado de defunción del fallecido.

Por último, y con respecto a los costes que conlleva la suscripción de este tipo de pólizas, indicar que la fuerte competencia en el mercado contiene y ajusta primas. De esta manera, se puede obtener una buena cobertura a un precio razonable. Precisamente para esta labor será vital la figura del corredor de seguros, como profesional independiente que analiza la oferta existente en el mercado y asesora a su cliente sobre las mejores opciones para dar cobertura a las necesidades que éste le transmite.

Equipo técnico NB21

Automóviles Lo que hay que saber Seguros de empresa

Seguros para negocios de automoción

Published by:

images3WQZ5LZ0

 

 

Desde el año 2007 y debido a la crisis económica española, la venta de vehículos de segunda mano se ha disparado. Los coches de ocasión se han convertido en la mejor opción de compra para siete de cada diez españoles interesados en cambiar de vehículo. La amplia oferta existente en los concesionarios y los coches que ponen a la venta los particulares, unido a los efectos de la crisis en los precios de este mercado, hacen que el coche de segunda mano sea una alternativa interesante. En 2014, por cada coche nuevo que vendieron los distintos concesionarios, se vendieron dos coches de segunda mano. Según datos del Instituto de Estudios de Automoción (IEA), en 2014 las ventas de vehículos de ocasión subieron un 4,3% hasta alcanzar las 1.684.708 unidades, prácticamente el doble que los vehículos nuevos vendidos. Y no hay que olvidar que, tras la adquisición de la vivienda, la compra de un coche es una de las inversiones más importantes en la vida de una persona.

Los negocios que se dedican a la comercialización de este tipo de bienes, reventa de turismos, cuentan para la cobertura de sus riesgos específicos con un seguro flotante denominado “de vehículos de ocasión” (V.O.). Este tipo de seguros cubre los trayectos de demostración de los vehículos de ocasión propiedad del concesionario, los desplazamientos entre centros de venta y los relacionados con los mantenimientos de los propios vehículos. El vehículo puede ser pilotado por el/los empleado/s o gerente/s del negocio ante el cliente interesado, o bien por el potencial comprador acompañado del empleado o gerente.

De esta manera, todos los vehículos quedan incluidos en una sola póliza con un único recibo y se da cobertura  a empleados en horario laboral y a gerentes las 24 horas. Con carácter general, los empleados cuentan para los desplazamientos con un límite máximo de kilometraje, mientras que los gerentes no cuentan con limitación de recorrido. Las coberturas habituales son  la responsabilidad civil obligatoria, RC voluntaria y defensa jurídica y reclamación de daños, existiendo como opcional la asistencia en viaje.

A la hora de valorar la contratación de este tipo de seguros, además de su prima, es conveniente contrastar las restricciones horarias y de kilometraje que ofertan las distintas compañías, el número de gerentes con cobertura y si existe la posibilidad de contratar garantías opcionales que sean de nuestro interés. El proceso de altas y bajas de vehículos en la póliza es realizada por el mediador a través de un aplicativo específico operativo en la web de cada compañía y las primas se suelen ofertar por tramos, en función del número máximo de vehículos que se solicita asegurar.

Solo unas pocas compañías tienen en su catálogo de productos este tipo de pólizas, que consideran “de servicio”. Es por ello que las vinculan y condicionan a la contratación simultánea de la póliza de daños del negocio. Estas últimas pólizas incluyen una serie de garantías que se adaptan a las necesidades concretas de cobertura que requieren este tipo de negocios. Entre ellas está el dar cobertura a los vehículos en reposo (ajenos al desempeño del negocio), los nuevos, de ocasión o de terceros, así como la avería de maquinaria de los talleres. Los vehículos depositados al aire libre contarán con cobertura siempre que se trate de recintos protegidos o vallados.

Uno de los aspectos más importantes de la póliza de daños en este segmento se centra en la garantía de responsabilidad civil, como la RC post-trabajos (reparaciones), RC probadores (prueba de vehículo antes y tras reparación), objetos confiados (por la entrega de vehículos para reparación), medioambiental (contaminantes), trabajos fuera de taller, o la RC patronal (accidentes de trabajo).

En función de todo lo comentado, y dadas las especiales particularidades de los productos aseguradores definidos para atender los riesgos de este segmento, aquí la figura del mediador cobra gran relevancia, como profesional con la experiencia y formación necesarias para asesorar de manera eficiente sobre el mejor soporte para dar cobertura a los riesgos tan característicos que presenta el sector de concesionarios y talleres de vehículos.

Más info. http://www.norbrok21.es/producto_empresas_talleres_y_concesionarios.aspx

Raúl Sangiao

Director Comercial NB21

Hogar y comunidades Lo que hay que saber Uncategorized

¿Tienes dudas sobre seguros de hogar? Encuentra aquí las respuestas

Published by:

PREGUNTA-CASA

 

¿Qué es un seguro Multirriesgo de Hogar?

A la hora de asegurar una vivienda, se puede elegir entre varios tipos de seguros de hogar. Se puede optar por cubrir bien el contenido de una casa (muebles, electrodomésticos, joyas…), el continente (estructura y construcción de la vivienda), y/o la Responsabilidad Civil (RC) de ésta. Estos seguros se pueden contratar por separado, pero también es posible suscribir una póliza que cubra tanto el contenido como el continente de la vivienda, así como la Responsabilidad Civil frente a terceros, o incluso la defensa jurídica. Son los conocidos como seguros Multirriesgo de Hogar.

¿Qué diferencia hay entre los conceptos “continente” y “contenido” que aparecen en muchas pólizas del hogar?

El continente comprende, en general, aquellos bienes que no puedan separarse de la superficie que lo sustenta sin causar deterioro al propio bien o a la citada superficie. El inmueble destinado a la vivienda formará parte del continente (cimientos, muros, paredes, pintura, parquet, moqueta, escaleras, ascensores, garajes, zonas de recreo y deportivas, etc.). El contenido, por el contrario, será el conjunto de muebles, enseres, ajuar doméstico o de uso personal que se halle en el interior de la vivienda, así como electrodomésticos, objetos de valor y joyas (que sean propiedad del asegurado, familiares o personas que habitualmente convivan con él). Aquí están comprendidas placas solares y antenas parabólicas.

¿Qué coberturas tiene un seguro Multirriesgo de Hogar?

1. Daños materiales del contenido y del continente

Los principales daños que suelen cubrir los seguros Multirriesgo Hogar de casi la totalidad de las compañías son los que han sido ocasionados por:

  • Incendio, humo o explosión.
  • Daños por agua tales como los resultantes de filtraciones a través de tejados, azoteas, terrazas…; los ocasionados por fenómenos meteorológicos como la nieve o el granizo; los derivados de la rotura de una tubería; de dejarse un grifo abierto o de inundaciones.
  • Caída de un rayo.
  • Daños ocasionados por actos vandálicos o malintencionados.
  • Robo, expoliación y hurto de mobiliario, dinero en efectivo o joyas, entre otros bienes, por ejemplo, así como los daños ocasionados en la casa como consecuencia de estos delitos.
  • Atraco fuera del domicilio.
  • Cambio de cerraduras como consecuencia de un robo o hurto y reposición de llaves.
  • Indemnización por el uso fraudulento de tarjetas de crédito que hayan sido robadas o sustraídas en un atraco.
  • Daños ocasionados por la colisión de vehículos terrestres.
  • Daños eléctricos debidos a una subida de tensión e indemnización por daños en alimentos que se encontraban en frigoríficos o congeladores como consecuencia de la falta del suministro.
  • Rotura de espejos, cristales, aparatos sanitarios o placas vitrocerámicas, entre otros.

 2. Otras coberturas

 Asistencia en el hogar, que puede llegar a ser durante las 24 horas.

  • Atención médica de urgencias.
  • Protección Jurídica.
  • Asistencia Informática.
  • Reparación de electrodomésticos.
  • Inhabilitación de viviendas o pérdida de alquileres.
  • Reconstrucción de los daños originados en un jardín como consecuencia de un incendio o de la caída de un rayo, por ejemplo.
  • Reparación de calderas, aire acondicionado o de aparatos de audio y vídeo.

 3. Responsabilidad Civil:

Es importante contratar dentro de la póliza un seguro de responsabilidad civil que permita cubrir los acontecimientos que comprometan legalmente al asegurado. Básicamente, los sucesos ocurridos dentro de su vivienda o en las zonas comunes en las comunidades urbanas. Este seguro cubre los daños que tanto tú como tu familia podáis llegar a ocasionar.

¿Qué no cubre un seguro de hogar?

Hay una serie de hechos que nunca cubrirán ninguno de los seguros de hogar del mercado. Estos son, principalmente, los relacionados con la intencionalidad del asegurado para provocar un siniestro en la vivienda, los desastres naturales (si bien éstos están cubiertos por el Consorcio de Compensación de Seguros siempre que la vivienda haya sido asegurada), y los conflictos armados.

¿Por qué debo asegurar mi vivienda?

El hogar es el patrimonio que, probablemente, requiere la mayor inversión económica. Por ello, es necesario tenerlo protegido de las muchas y diversas incidencias que pueden suceder. Por ejemplo, si se produce un incendio tu casa puede llegar a desaparecer o si ocurre un  escape de agua que inunde la vivienda de un vecino y no tienes contratado un seguro, deberás asumir todos los gastos que conlleva reparar estos daños.

¿Me interesa asegurar la vivienda si estoy de alquiler?

Sí, principalmente para proteger el contenido, es decir, mis pertenencias, y además disponer de cobertura de Responsabilidad Civil, que son los daños que pueda ocasionar a terceros.

Si voy a alquilar mi vivienda, ¿me interesa asegurarla?

Sí. Sobre todo para disponer de cobertura de responsabilidad civil. Además, si la alquilo con muebles, resultará fundamental asegurar el contenido.

¿Cómo puedo calcular el valor de mi vivienda y el mobiliario?

Con sólo contestar a algunas preguntas (los metros cuadrados, el año de construcción y la dirección…), tu corredor de seguros de confianza analizará el riesgo y te recomendará unos capitales, tanto para la vivienda como para el mobiliario. Si tú estás conforme con los capitales propuestos, las compañías no aplicarán la regla proporcional en caso de siniestro siempre y cuando dichos capitales se mantengan actualizados.

¿Qué ocurre si el valor que aseguro no es el correcto?

En caso de siniestro, si la suma asegurada es inferior al valor de los bienes (Infraseguro), la indemnización se reducirá en la misma proporción: se aplicará la Regla Proporcional. Por ejemplo, si el valor real del continente es de 60.000 € y el valor asegurado ha sido de 30.000 €, es decir, el 50%, la indemnización será del 50% de los daños sufridos. Si, por el contrario, la suma asegurada es notablemente superior al valor de los bienes la indemnización se ajustará al daño efectivamente causado (Sobreseguro).

¿Se actualiza el valor asegurado automáticamente o tengo que revisarlo todos los años?

 Anualmente, a la renovación de la póliza, las sumas aseguradas se revalorizan automáticamente en función del Índice General de Precios al Consumo que publica el Instituto Nacional de Estadística.

Si la comunidad de propietarios tiene ya un seguro ¿debo asegurar mi vivienda?

Si. El seguro de la comunidad cubre los daños al edificio (elementos comunes), pero no los daños que puedan ocasionarse en tú vivienda o los daños a terceros derivados de elementos privativos (no comunes). Por tanto, debes asegurar tú vivienda, el mobiliario y también completar el seguro de responsabilidad civil.

 Si mi vivienda está hipotecada, ¿tengo que aceptar el seguro que me propone la entidad financiera?

Eres libre de asegurar tú vivienda con la entidad aseguradora que desees, la entidad financiera no puede imponerte con quien contratar el seguro. Únicamente deberás facilitar a dicha Entidad copia de la póliza de hogar que tú suscribas. Eso sí, deberás comunicar a la aseguradora que la vivienda está hipotecada y facilitarle los datos de la entidad acreedora para reflejarlos en la póliza.

¿Por qué asegurar mi vivienda con una correduría de seguros?

Podemos citar, entre otras, las siguientes razones:

  • Ahorro garantizado: El análisis permanente y riguroso del mercado que las corredurías realizan constantemente, y la posibilidad de trabajar con varias compañías, les permite seleccionar el producto que mejor se adapte a las necesidades de sus clientes, consiguiendo la oferta idónea conforme a las condiciones coberturas/precio más ventajosas.
  •  Independencia: Un corredor de seguros es independiente e imparcial en sus opiniones respecto a la entidad aseguradora, y siempre prioriza los intereses del asegurado frente a cualquier otro factor. Por tanto, seleccionará las mejores condiciones para las  necesidades reales y particulares de su cliente. Así, por ejemplo, si un cliente reside en una zona con abundantes precipitaciones, su corredor buscará aquellas compañías que aseguren mejor los daños producidos por fenómenos meteorológicos, filtraciones o, en general, daños por agua.
  • Asesoramiento, profesionalidad y servicios post-venta: Los corredores se encuentran sometidos a una estricta normativa de requisitos financieros y de profesionalidad, cuyo cumplimiento es obligatorio para poder acceder y desarrollar su actividad. Una de las funciones principales del corredor de seguros es la asistencia continua y permanente a su cliente durante la vida del seguro, especialmente en caso de siniestro. Esto es muy importante, porque en ocasiones existen malas interpretaciones de los condicionados de las pólizas por parte de las compañías y éstas le pueden indicar al asegurado que un siniestro está excluido cuando realmente no lo está, o que la indemnización es inferior a la que realmente debería de recibir.

Equipo técnico NB21

Hogar y comunidades Lo que hay que saber Sector asegurador

SEGURO DE ALQUILER. Porque alquilar una vivienda debe dar beneficios, no dolores de cabeza

Published by:

images

 

La crisis ha provocado muchos cambios en el mercado inmobiliario. Principalmente, de ser un mercado de COMPRA ha pasado a ser un mercado de ALQUILER.

Por otro lado, a los propietarios les es difícil garantizar el cobro de los alquileres ya que los avales bancarios son difíciles de conseguir por parte de los inquilinos y las fianzas son insuficientes.

En respuesta a esta situación, el sector asegurador ofrece un seguro de defensa jurídica que da cobertura a las diversas situaciones problemáticas con las que puede encontrarse un arrendador a la hora alquilar una vivienda o un local.

¿Qué es un seguro de alquiler?

 Consiste en un seguro que protege al arrendador de las diversas situaciones de indefensión que le puedan ocurrir: impago de las rentas, actos vandálicos al inmueble, defensa jurídica en el proceso de desahucio, etc.

Garantías del seguro de alquiler 

  • Impago de alquileres.   

Seguramente se trata de la más valorada por los asegurados a la hora de contratar este tipo de seguro, ya que en caso de impago de las rentas por parte del inquilino, será la aseguradora la que pagará a su cliente el importe pactado de las mismas. En general, las compañías aseguradoras garantizan el cobro de hasta doce mensualidades en el caso de viviendas y de seis para los locales comerciales. Es habitual incluir una franquicia correspondiente a la primera mensualidad para las viviendas, y a las dos primeras mensualidades en el caso de los locales. El pago de las rentas por parte de la compañía suele realizarse cuando existe sentencia firme o resolución judicial, aunque el asegurado puede solicitar un adelanto de las rentas impagadas. En este caso, las cantidades percibidas tienen la consideración de adelanto y se regularizan en el momento de la sentencia, quedando obligado el arrendatario a la devolución de las mismas si el inquilino abona las rentas impagadas. 

  • Actos vandálicos al continente.

Es una garantía que transmite tranquilidad a los arrendadores. Hay que tener en cuenta que las compañías aceptan hacerse cargo de los daños siempre que exista un siniestro con cargo al pago de los alquileres.Son habituales varias particularidades, como una franquicia, y diversas exclusiones como el desgaste, la rotura de cristales y espejos, las pintadas, etc…

  • Defensa y reclamación del contrato de arrendamiento.

Esta garantía completa el círculo que protege a los propietarios al garantizarle los gastos y el asesoramiento judicial en los conflictos relacionados con el contrato de arrendamiento, incluidos los juicios por desahucio.

Otras garantías

Las pólizas suelen adornarse con otras garantías menos llamativas para los asegurados pero también importantes como pueden ser:  La defensa de otros seguros

  •  Reclamación en contratos de reparación o mantenimiento de las instalaciones
  •  Defensa de la responsabilidad civil penal
  •  Asistencia jurídica telefónica
  •  Reclamación de daños de origen extracontractual
  •  La defensa de derechos relativos a la vivienda o local

 

Dicho todo lo anterior, y contando que no es un tipo de seguro todavía muy conocido, lo más recomendable es que el cliente acuda a un corredor de seguros, para que le asesore adecuadamente en la contratación del producto que más se adecue a sus necesidades.

 

Carlos Fernández

Oficina NB21 Vigo

 

Lo que hay que saber Seguros de ahorro y jubilación

Planes de Pensiones y Seguros de Ahorro

Published by:

pensiones

Mucho se ha escrito (y se está escribiendo), sobre cómo nos afectará la reforma fiscal en lo referente a los planes de pensiones y seguros de ahorro, que como quedará demostrado más adelante tiene suma importancia por la magnitud que esta modificación de la ley implica.

Tal y como  es presentada por el gobierno, la modificación de la ley pretende fomentar el ahorro mediante la contratación de planes de pensiones privados  y seguros de ahorro a largo plazo, para ello ha introducido una serie de cambios que van desde la liquidez de los planes de pensiones pasados 10 años desde su contratación hasta exenciones fiscales en los seguros de ahorro a largo plazo.

En lo referente a los planes de pensiones las modificaciones más significativas son:

  1. Reducción de la aportación máxima anual que podemos hacer a un plan de pensiones que pasa de 10.000€ al año (12.500€, si el participe tiene más de 50 años), de la actualidad a 8.000€. Esto que en principio puede parecer una mala noticia, apenas tendrá incidencia en la inmensa mayoría de los contribuyentes, puesto que según los últimos datos facilitados por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP), del año 2013, la aportación media anual fue de 1.375 euros y únicamente un 1,09% de los particulares que tienen un plan de pensiones contratado han realizado una aportación anual de más de 8.000 euros mientras que un 75% ingresa 300 euros o menos. En cualquier caso, si estás en este 1,09%, debes saber que este año todavía puedes aportar hasta los 10.000 euros (o 12.500 euros si tienes más de 50 años).

Por otro lado aumenta el límite de las aportaciones realizadas a favor del cónyuge que no obtenga rendimientos del trabajo ni de actividades económicas o estos sean inferiores a 8.000 euros anuales, el cual pasa de 2.000 a 2.500€.

  1. Las aportaciones a planes de pensiones de más de 10 años podrán rescatarse. Además de los supuestos existentes en la actualidad previstos en la Ley de Planes y Fondos de Pensiones , que prevé la posibilidad de rescatar los planes de pensiones básicamente en 2 supuestos: desempleo de larga duración y enfermedad grave, la modificación de la Ley del IRPF, prevé que a partir del 1 de enero de 2015, se puedan rescatar los planes de pensiones total o parcialmente, así como los rendimientos generados por el mismo si han pasado 10 años desde su contratación. En este caso surge una duda ¿Qué ocurre con las aportaciones realizadas con anterioridad al 1 de enero de 2015? Pues en este caso, el partícipe deberá esperar hasta el año 2025, para poder rescatar anticipadamente su plan de pensiones, salvo que se jubile antes o se encuentre en alguno de los supuestos previstos en la Ley de Planes y Fondos de Pensiones mencionado anteriormente.
  2. Abaratamiento de las comisiones que se pagan en los planes y fondos de pensiones y elevar la transparencia en la información que se recibe. La comisión de gestión máxima pasa del 2% al 1,5% sobre la cuenta de posición del plan de pensiones, pudiendo sustituir dicho porcentaje por el 1,2% del valor en la cuenta de posición más el 9% de la cuenta de resultados. La comisión máxima de depósito se reduce del 0,5% al 0,25% sobre la cuenta de posición del plan de pensiones.

También debe facilitarse la información a través de acceso a sitio web de la gestora o grupo y se mejorará la comunicación previa de riesgos al partícipe para que conozca antes de contratarlos que los planes de pensiones tienen liquidez limitada, no garantizan rentabilidad salvo la externa y que el riesgo que existe en la inversión es tanto para los partícipes como para los beneficiarios.

Con respecto a este tema es de reseñar que el texto refundido de la Ley de Ordenación del Seguros privados obliga a la entidad a notificar al cliente la rentabilidad esperada antes de la celebración del contrato y ahora se modifica en este mismo sentido en el Reglamento de Ordenación y Supervisión de los Seguros Privados. Si nos fijamos esta obligación rige cuando se contrata un Plan de Pensiones con una entidad aseguradora, bien sea a través de un mediador de seguros o en una entidad financiera; no ocurre lo mismo cuando se contrata un plan de pensiones gestionado por un fondo de inversión o una entidad financiera, por lo que debemos prestar mucha atención a la hora de invertir nuestro dinero.

Con respecto a los Planes de Pensiones poco mas se puede decir que sea relevante para el contribuyente, no así en lo que hace referencia a los seguros de ahorro, puesto que tanto en lo que hacer referencia a las nuevas inversiones como a las antiguas, considero que las modificaciones que plantea la Ley del IRPF son de mayor importancia.

Por un lado se crea el llamado “Plan Ahorro 5”, que pretende incentivar el ahorro a largo plazo para los pequeños inversores. Su ventaja fiscal radica en la exención de las rentas generadas por la cuenta de depósito o seguro por medio del cual se hayan generados estos rendimientos, siempre y cuando  no se aporten más de 5.000€ al año durante un mínimo de cinco años seguidos. Estos Planes de Ahorro a Largo Plazo o “Planes de Ahorro 5” se conciben como contratos que deben instrumentarse a través de seguros de vida (denominados comúnmente  seguros de vida a largo plazo) o en cuentas individuales de ahorro a largo plazo. Es de reseñar que ya sea de una forma u otra este tipo de contrato deberá estar en vigor hasta el vencimiento del Plan de Ahorro a Largo Plazo.

Evidentemente cada persona, sólo podrá tener en vigor un único Plan de Ahorro a Largo Plazo y entrará en vigor cuando se satisfaga el pago de la primera prima y se entenderá como extinguido en el momento en que haga la primera disposición de capital. A estos efectos, no se considerarán disposiciones si llegado el vencimiento, la entidad, por orden de su cliente, destina el importe íntegro de la prestación a un nuevo Plan de Ahorro a Largo Plazo, contratado con la misma entidad.

En cuanto a las novedades en lo referente a ahorro y pensiones poco mas queda por contar, pero he querido dejar para el final un tema del que muy pocos medios especializados se han hecho eco y que creo tiene su importancia, sobre todo por el ahorro fiscal que supone para el contribuyente (evidentemente dependerá de una serie de factores), pero que el pequeño ahorrador debería conocer, y es lo relativo a todos aquellos seguros de ahorro contratados antes del 31 de diciembre de 1994, con períodos largos (más de 22 años). Cuando se contrataron este tipo de productos seguramente se les informó que las rentas generadas por los mismos estarían exentas ya que no quedaban sujetas por coeficientes de abatimiento. Con las posteriores reformas, esta exención pasaría (en función de coeficientes), del 100% hasta el 75%, cuando rescatasen. En el momento del rescate se practica la pertinente retención fiscal, que se compensa a la hora de hacer la declaración del I. R. P. F.

Con la nueva reforma fiscal, deberíamos asesorar a nuestros clientes y estudiar la conveniencia de que rescaten estos seguros de ahorro antes del 31 de diciembre, puesto de no hacerlo, podrían perder la ventaja de esta exención. En el asesoramiento hay que tener en cuenta una serie de factores, de un lado la edad de nuestro cliente, si está próximo  a la jubilación y hubiese contratado este tipo de productos, pensando en la misma, deberíamos aconsejarle que lo rescate, independientemente de la rentabilidad del mismo y de la propia rentabilidad, puesto que muchos de estos productos se contrataron con unos intereses mínimos garantizados muy altos (en comparación con los actuales). Sin embargo si nuestro cliente no está próximo a la jubilación no tiene necesidad de  rescatar este seguro a corto o medio plazo y además la rentabilidad de su seguro de ahorro es buena, debemos aconsejarle que lo mantenga, aún a pesar de tener en su momento que tributar por la totalidad de los rendimientos generados.

Lo mismo ocurre a todas aquellas personas que contrataron este tipo de productos antes del 20 de enero de 2006 (hasta esa fecha la exención era de hasta el 75% de los rendimientos generados, tal y como explicamos anteriormente).

Como habrán podido comprobar, las modificaciones que plantea el proyecto de Ley de la Reforma del I. R. P. F., no son muy numerosas, pero sí de mucha importancia, por todo ello, es conveniente que el pequeño ahorrador se ponga en manos de un corredor de seguros independiente, el cual le podrá asesorar atendiendo a sus necesidades e intereses.

Equipo técnico NB21

Lo que hay que saber Seguros de ahorro y jubilación

¿Es necesario ahorrar para la jubilación?

Published by:

jubilacion

 

Sí, absolutamente necesario, en la medida que podamos ahorrar, deberíamos destinar una cuantía mensual a la planificación de nuestra jubilación y deberíamos hacerlo cuanto antes.

Hay que tener en cuenta que la pensión pública cada día que pase será menos generosa. Se calcula que en el año 2020 un tercio de la población superará los 65 años y, dada la actual situación económica, no se prevé un aumento de cotizantes en mucho tiempo. Es decir: más prestaciones y menos aportaciones.

Consecuencia: pensiones públicas más reducidas, como ya hemos sufrido con la última reforma del cálculo de las pensiones que suponen de hecho una reducción del 15% según cálculos de los expertos en el tema, si además somos autónomos y estamos cotizando por la cuantía mínima con mayor motivo.

Actualmente la pensión media de jubilación supera en escasos céntimos los 1.001 euros, si hacemos un cálculo de nuestros gastos no nos va a quedar mucho margen para el disfrute del descanso que nos merecemos.

¿Cuánto debo ahorrar?

Caben muchas opiniones, pero una cifra mínima aconsejable debería estar en un 5% de nuestros ingresos.

¿En qué producto ahorro?

Existen multitud de productos en el mercado que nos permiten planificar nuestro ahorro y va a depender de nuestro perfil y nuestras cuentas con HACIENDA.

Si tenemos un impacto fiscal anual importante y una cierta cultura financiera nada mejor que un Plan de Pensiones (ojo, no tiene rentabilidad garantizada y habría que estudiar el histórico de rentabilidad obtenido y las comisiones de gestión aplicados).

Si además de esta situación nuestra forma de entender el ahorro es no preocuparnos continuamente por su evolución y no tenemos esa cultura financiera:  un Plan de Pensiones Asegurado (rentabilidad garantizada). Hay que recordar que estos productos en la actualidad no tienen liquidez al margen del fallecimiento hasta la edad de jubilación o por minusvalía, desempleo de larga duración y enfermedad grave, aunque su falta de liquidez va a venir compensada por la desgravación fiscal anual que las aportaciones nos van a proporcionar.

Si nuestras cuentas con HACIENDA son poco significativas o negativas y estamos por encima de los 45 o 50 años un PIAS puede ser una buena solución pues nos puede proporcionar a partir de los 10 años una renta vitalicia con ventajas fiscales. Aquí no podemos obviar que la cifra de ahorro ha de ser significativa aunque tenemos la ventaja de poder rescatarla en caso de necesidad.

Si estamos en la situación anterior pero somos jóvenes cualquier plan de ahorro conocido coloquialmente como de jubilación o ahorro (tienen liquidez) nos permitirá acostumbrarnos a tener una masa de ahorro que en un futuro y en función de que nuestra situación varíe, se pueda destinar a cualquier otro producto de los ya mencionados.

Si además tenemos un buen bagaje financiero y no nos preocupa las rentabilidades garantizadas o a corto plazo un Unit Link o un Fondo de Inversión puede darnos una buena solución.

¿A quién debo dirigirme?

Es importante huir de cualquier persona física (agentes de seguros vinculados) o jurídica (BANCA) cuya prioridad sea colocarnos un producto por su interés en la venta o por sus objetivos comerciales y que no analice previamente nuestra situación fiscal, financiera y nuestro perfil. Una buena opción es un corredor de seguros o un asesor financiero independiente.

Equipo Técnico NB21

Automóviles Lo que hay que saber

Guía práctica en caso de accidente de tráfico

Published by:

untitled

  

1- ¿Qué es lo primero que debo hacer ante un accidente?

De cara a la posterior tramitación del expediente, lo primero sería firmar la declaración amistosa de accidente (DAA).

2- ¿Por qué es importante rellenar la declaración amistosa?

Porque es una prueba fehaciente  de la existencia del accidente y  del reconocimiento  de las circunstancias del mismo por los implicados, esto hace que los tramites del siniestro sean mucho más agiles y eficaces.

3- ¿Qué cosas son importantes a la hora de rellenar dicha declaración?

Lo más importante es que la declaración se firme por todos los implicados en el accidente. En cuanto a los datos, mientras más completa sea más fácil será determinar quiénes son los implicados (por ejemplo nombre, dirección, matrícula, póliza etc.) y la culpabilidad del accidente (por ejemplo marcar las casillas sobre las circunstancias, croquis, indicar los daños de los vehículos…)

4- Si firmo una declaración amistosa, ¿estoy reconociendo culpabilidad?

La firma de la DAA sólo corrobora las circunstancias y datos que aparecen en la misma.

5- ¿Qué sucede si el conductor del otro vehículo no quiere rellenar esa declaración?

Si el contrario no quiere firmar la declaración lo mejor siempre es llamar  a la Autoridad local o a la Guardia Civil de Tráfico para que verifiquen y atestigüen forma de ocurrencia y daños de los vehículos.

6- ¿Y si el otro vehículo no tiene seguro?

En este caso se reclamará al Consorcio de Compensación de Seguros, por lo que es importante igual recoger todos los datos del vehículo y propietario/conductor contrario, y, a ser posible, dar aviso a las autoridades para levantar el correspondiente atestado. EL Consorcio de Compensación de Seguros atenderá siempre que se demuestre fehacientemente la existencia del accidente otra de las razones de peso para insistir en la importancia de algún tipo de declaración firmada, prueba o atestado de las autoridades.

7- ¿Es recomendable sacar fotos del accidente?

Mientras más pruebas se aporten sobre todo en caso de duda de responsabilidad mejor. Por ejemplo en caso de dudas en prioridades de paso es de gran ayuda una foto del lugar de los hechos en el que se vean las señales que afectan a cada vehículo.

 8- ¿Cuándo debo avisar a la policía?

Cuando no haya un acuerdo entre las partes de la culpabilidad del accidente, si existen lesionados en el accidente y siempre que surja alguna duda sobre el accidente

9- Si hay heridos, ¿cómo se gestiona el parte de accidente?

Cubrir en la declaración la casilla de lesionados para que quede constancia de los mismos.

Presentar en el centro hospitalario al que se acuda copia de la declaración en caso de que exista, así como los datos de tu póliza y facilitar copia del informe de urgencias y posteriores informes médicos a su corredor/compañía para posible autorización y seguimiento médico por parte de la Compañía.

10- ¿Qué debo hacer si golpeo a un coche aparcado? ¿ y si es mi coche el que recibe un golpe estando aparcado?

En el primer caso, si el conductor contrario está presente, firmar la declaración los dos. En caso de que no este, deja tus datos para que se puedan poner en contacto contigo con el fin de facilitar los datos de tu seguro e incluso firmar la declaración si es factible.

En el segundo caso, si el conductor está presente, lo mismo, rellenar la declaración aceptando la culpa por parte del contrario. En caso de que no esté presente comprobar si nos ha dejado sus datos para poder reclamar al seguro, e intentar buscar posibles testigos del accidente que puedan comprobar tu versión.

11- ¿Cuándo es necesario buscar testigos del accidente ¿debo hacerlo yo o lo hace la policía?

Siempre que no haya acuerdo de culpabilidad, o en los casos en que el vehículo contrario se dé a la fuga etc. Los testigos son un medio de prueba muy importante para poder dar fuerza a tu versión, y sobre todo, de cara a que el expediente finalice en trámite judicial.

Aunque la policía pueda recabar información testifical del accidente, es necesario que presentes o informes al agente de la existencia de los mismos en el momento del accidente

12- ¿El parte de accidente lo presento en mi correduría de seguros o en la compañía aseguradora?

En caso de que tengas corredor, es recomendable que le presentes el parte a este para que lo gestione y haga todos los trámites necesarios con la compañía.

 

 

 

 

Automóviles Lo que hay que saber Uncategorized

¿Qué es y para qué se utiliza la carta verde?

Published by:

carta verde

Hemos escuchado alguna vez hablar de la carta verde, pero ¿realmente sabemos que es y para que se utiliza? El certificado internacional de seguro de automóvil, más conocido por carta verde, debido al color del papel en el que se imprime, es un documento que acredita que nuestro vehículo cuenta con un seguro de responsabilidad civil obligatoria, cuando viajamos al extranjero.

Básicamente las finalidades que tiene este documento son dos, la primera es la de facilitarnos el paso en las fronteras internacionales y la segunda, protegernos en el caso de sufrir un accidente más allá de nuestras fronteras.

A tenor de lo expuesto, podríamos pensar que es un documento obligatorio si vamos a realizar un viaje en coche fuera de nuestro país, pero esto solo va a depender del destino a donde nos vayamos a desplazar. Si éste se realiza por cualquier país de la Unión Europea no será necesario que portemos la carta verde, ya que cada póliza emitida dentro de ella, ya está garantizando la cobertura mínima de seguro del vehículo en el país de origen, la responsabilidad civil obligatoria, o lo que es lo mismo, los daños producidos a un tercero. Tampoco es necesaria en países como Croacia, Islandia, Noruega, Suiza o Andorra.

El hecho de que la carta verde no sea obligatoria en todos estos países, no nos exime que tengamos que llevar un documento, que podrían ser la póliza o el recibo de pago del seguro, con el cual podamos justificar que tenemos asegurado el  vehículo.

Por el contrario la carta verde sí que se hace necesaria para los siguiente países, puesto que si la solicitan: Albania, Antigua República Yugoslava de Macedonia, Bosnia y Herzegovina, Bielorrusia, Irán, Israel, Moldavia, Marruecos, Montenegro, Rusia, Túnez, Turquía y Ucrania.

Entonces ¿la Compañía de Seguros está obligada a facilitarnos la Carta Verde?   A pesar de que las aseguradoras no están obligadas a entregar al asegurado la Carta Verde,  si éste la  solicita   no suelen poner objeciones y la entregan sin problemas, de hecho son  muchas las compañías de seguros, las que la facilitan en el momento de formalizar la póliza. Además conviene saber que la carta verde no se renueva anualmente, con llevar una, aunque las fechas no sean correctas, es suficiente.

Nuestro consejo, lleva siempre la carta verde cuando realices un viaje a un país extranjero, aunque no estés obligado, te puede ayudar en caso de sufrir algún percance. Como ejemplo podemos comentar que el año pasado la policía portuguesa llegó a multar e inmovilizar vehículos de conductores españoles, por no portar la carta verde. A pesar de ser sanciones ilegales y recurribles, el hecho de poseer la carta verde les habría evitado más de un disgusto.

Más información http://www.ofesauto.es/es/

Lo que hay que saber Seguros de salud

Desmontando mitos sobre los seguros de salud

Published by:

seguros salud

1. La sanidad privada quiere sustituir a la pública.

Falso. Existe una cierta idea, agudizada en esta época de crisis, de que la sanidad privada está en contra o pretende sustituir a la sanidad pública. En realidad, se trata de sistemas complementarios y que se necesitan el uno al otro: La sanidad privada atiende cada año a millones de pacientes que de otro modo saturarían más los servicios públicos, y éstos son, en muchos casos, los únicos que pueden permitirse grandes inversiones en equipamiento e infraestructura que están fuera del alcance de la mayoría de clínicas privadas.

 2. Tener un seguro de salud es muy caro.

En la actualidad un seguro de salud con una cobertura muy completa puede costar sobre 35 €/mes por persona, poco más de un euro al día. Muchas compañías aseguradoras ofrecen descuentos a familias y seguros colectivos. No se trata de un servicio de lujo, es asequible para cualquier familia media.

 3. En los seguros de salud siempre hay pagos adicionales.

Depende de la póliza contratada. Hay pólizas más económicas que incluyen el copago en ciertos servicios y pruebas diagnósticas, y otros no. Elegir una u otra depende de muchos factores: edad, circunstancias familiares, estado general de salud… El copago es una opción que busca, por parte de la aseguradora,  racionalizar el gasto y hacer participe al  asegurado. Como contrapartida se consigue reducir la cuota mensual. Por ello es importante asesorarse con un corredor  para que conjuntamente con el asegurado y en la medida de lo posible, se haga una previsión de la demanda y del tipo de servicios médicos a utilizar (medicina de familia, especialidades, etc ) estudiando la opción más adecuada que ofrece el mercado para cada caso particular. El copago puede ser aconsejable en algunas circunstancias. En todo caso es importante tenerlo muy claro antes de utilizar el servicio para no llevarse sorpresas.

 4. Las enfermedades graves o complicadas no están cubiertas por un seguro de salud.

En general, los seguros de salud dan una cobertura completa. Otra cosa es que se tenga una enfermedad preexistente antes de la firma del contrato de seguro. En ese caso, la teoría es que la aseguradora debe evaluar el coste que le supondrá atender esa enfermedad y repercutirlo en el precio. La práctica es que la mayoría de las aseguradoras excluyen directamente las enfermedades preexistentes o incluso no aceptan el riesgo. Hoy en día sin embargo ya existen aseguradoras que han diseñado productos específicos para asegurados con enfermedades graves a cambio de un precio y con exclusiones específicas pero las pólizas tradicionales no las suelen cubrir. Por eso se realiza un cuestionario completo antes de la contratación y, si es necesario, una revisión médica. Si aparece una dolencia con posterioridad, estará cubierta por el seguro de salud. De ahí la importancia de hacer un seguro de salud a una edad temprana.

 5. La Seguridad Social ya cubre todas mis necesidades de salud.

Sí y no. La Seguridad Social ofrece cobertura en la mayoría de los casos, pero cuestiones básicas como la salud bucodental están fuera de la cartera de servicios y con un seguro privado si tienes la opción de cubrirlo. Lo mismo sucede con muchos tratamientos que por cuestiones de coste o masificación no entran en los servicios públicos. Otra cuestión es qué se entiende por “necesidades de salud”. Si lo que quiero es que me atienda un especialista de forma rápida y sin esperas, la sanidad pública no puede cubrir esta necesidad, lo mismo que la posibilidad de escoger especialista, hospital o tener una segunda opinión médica cuando se desee.

 6. Los mejores médicos están en la sanidad pública.

Las Facultades de Medicina y las escuelas de Enfermería españolas se cuentan entre las más prestigiosas del mundo. Tradicionalmente hemos exportado profesionales de la salud a otros sistemas sanitarios, incluso de países mucho más avanzados. Esto nos permite disponer de personal sanitario de altísimo nivel en ambos sistemas, el público y el privado. Existen hospitales universitarios privados en los que se imparte docencia al igual que en los públicos. Además, gran número de los profesionales más prestigiosos compaginan su trabajo en hospitales públicos y privados al mismo tiempo. La sanidad privada cuenta, cuando menos, con el mismo nivel de calidad profesional.

 7. No quiero tener que escoger entre sanidad pública o privada.

No tienes que hacerlo. Salvo determinados colectivos como los funcionarios, la contratación de un seguro de salud no implica renunciar a la cobertura sanitaria pública. Se trata de un servicio complementario que te permite acceder a los servicios de salud de forma más rápida y más cómoda, sin listas de espera.

 8. La sanidad privada es elitista.

En España hay 8,5 millones de personas usuarias de los servicios privados de salud. Es evidente que no es un servicio elitista ni exclusivo de las personas más pudientes.

 9. Hacerme un seguro de salud acaba siendo un perjuicio para la sanidad pública.

Hacerte un seguro de salud no es ser insolidario ni  querer estar por encima de los demás. Es, simplemente, abrir el abanico de opciones para disfrutar del mejor servicio en cada momento. Además, el sistema sanitario público actual sería inviable si tuviera que absorber a todos los usuarios de la sanidad privada.

 10. Al final, la calidad de la atención es la misma, por lo que no tiene sentido un seguro privado.

Una cosa es el grado de preparación y la capacidad de los profesionales de la salud, algo que está fuera de toda duda en ambos sistemas, y otra es la calidad del servicio recibido. Aquí entran en juego factores no clínicos pero muy importantes para el paciente como la espera en ser atendido, la comodidad en la hospitalización tanto para el usuario como para sus familiares o los servicios complementarios que se le prestan. En el ámbito no estrictamente clínico, la calidad de los servicios ofertados en el sistema privado suele ser mucho mayor.

 11. Ahora soy joven y estoy bien de salud, no necesito un seguro privado.

Precisamente ahora es cuando deberías pensar en contratar un seguro de salud. Las enfermedades no avisan, y además a medida que te haces mayor hay más posibilidades que surgan    enfermedades. Estas serían enfermedades preexistentes si decides contratar un seguro por lo que puedes encontrarte con que la póliza sea más cara o que entres dentro de las causas de exclusión  o incluso con dificultades para encontrar una compañía que te asegure.

 12. Los seguros de salud me obligan a ir a los médicos que estén en su cuadro, y si quiero ir a otro tengo que pagarlo.

En general las compañías aseguradoras disponen de cuadros médicos muy amplios, aunque hay diferencias entre ellas. Dependiendo del tipo de póliza, muchas ofrecen el reembolso de gastos cuando acudes a un profesional fuera de su cuadro médico. No obstante, los corredores de seguros conocemos muy bien las coberturas y servicios que en una zona concreta presta cada compañía, y te podemos asesorar sobre la mejor opción para tu caso concreto.

 13. Me gustaría ofrecer un seguro de salud a los trabajadores de mi empresa, pero creo que el coste será prohibitivo.

Ni mucho menos. En primer lugar las compañías ofertan precios especiales para colectividades. En segundo lugar, los seguros de salud pueden ser desgravados de las cuotas del Impuesto de Sociedades, en algunos casos hasta el 100% (hasta 500 € en el IRPF si eres autónomo) y por último, pero no menos importante, dispondrás de una importante herramienta para que tus trabajadores se sientan más satisfechos contigo sin soportar un coste muy elevado.

Equipo NB21.

Firmas Lo que hay que saber Seguros de ahorro y jubilación

Y ahora… ¿Con quién invierto mis ahorros?

Published by:

ahorros

Esta fue una pregunta que me hizo un familiar, que tenía la nada despreciable cantidad de 60.000€ en participaciones preferentes, por lo que se me ocurrió que podría ser un buen título para expresar, y en su caso mostrar, que no solo se pueden “guardar” los ahorros en una entidad financiera, sino que se pueden conseguir mejores dividendos y con una mayor “seguridad” invirtiendo tus ahorros a través de tu corredor de seguros en una compañía aseguradora.

¿Por qué es mejor invertir en una aseguradora?

Primero (y aquí barro para casa), porque si lo haces con tu corredor de seguros buscará aquel producto de inversión que más se adapte a tu perfil, de una manera independiente y sin  vinculación con la entidad

Antes de seguir, quisiera hacer un pequeño paréntesis en lo referente al perfil del inversor, puesto que esto es fundamental a la hora de encontrar aquello que mejor se adapte a lo que el cliente necesita, y para ello, como corredores de seguros, debemos tener en cuenta una serie de variables; ¿es un ahorro pensando en la jubilación o es un ahorro pensando en un posible rescate?; en ambos casos, ¿Cuál es la edad de la persona a la que nos va a confiar su inversión?, esto nos va a determinar si debemos aconsejar una inversión con mayor o menor exposición al riesgo.

Segundo, porque en muchos de los casos, las inversiones están “amparadas” por el Consorcio de Compensación de Seguros (recomiendo la lectura del artículo sobre este tema de Juan Carlos Iglesias  http://segurosaldesnudo.com/se-chove-que-chova/ ), ello implica que en el supuesto caso de liquidación de una compañía de seguros el Consorcio se encargará de llevar el trámite de dicha liquidación, y en función del resultado de la liquidación, el  decidirá cómo se debe proceder; si se vende la cartera a otra compañía (o simplemente se traspasa), se procede a devolver las obligaciones de pago, etc.

Con respecto a este tema, debemos aclarar que los seguros de ahorro, no están respaldados por el Fondo de Garantía de Depósitos, el cual garantiza hasta un máximo de 100.000,00€ por cliente y entidad, pero por el contrario las aseguradoras y sus productos de ahorro e inversión, si están controladas por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP) y están regulados por la Ley de Ordenación y Supervisión de los Seguros Privados, que establece que este tipo de seguros requieren unas provisiones matemáticas, esto sirve para preservar que estas pólizas sean seguras, ya que la compañía no puede utilizar este dinero para lo que desee, para que nos entendamos.

–          Cuando depositamos dinero en un banco, aunque sea en un depósito a plazo, la entidad financiera puede hacer con ese dinero “lo que desee”, y por lo general, lo que acaba haciendo es prestárselo a otra persona o entidad, a cambio de un interés.

–          Los seguros de ahorro (y englobamos dentro de estos a todo aquello que hace referencia a los productos de jubilación), una vez que se suscribe una póliza con una entidad aseguradora, esta invierte ese dinero como indica la ley (siempre bajo el control de la DGSFP), de forma segura y en activos no tóxicos.

Como se puede apreciar, la diferencia de control por parte de una entidad a otra es distinta, puesto que los bancos no están sometidos a este tipo de control.

El caso CAHISPA.

Ejemplo de cómo funciona el Consorcio de Compensación de Seguros en estos casos, quisiera mostrar como actuó en la liquidación el año pasado con CAHISPA.

En octubre de 2007, la aseguradora CAHISPA es intervenida por la DGSFP., al detectarse una serie de irregularidades (CAHISPA, estaba muy expuesta al sector inmobiliario, la DGSFP lo detecta y por ello decide intervenirla), tras revisar las cuentas determina que lo mejor es proceder a su venta, y después de varios intentos fallidos en enero de  2013, procede a su liquidación del ramo de vida y sigue buscando comprador para el resto de ramos (estos fueron asignados posteriormente, decesos a La Almudena y el resto de ramos a GES Seguros y Reaseguros). Es en este momento en el que entra en acción el Consorcio, el cual y tras comprobar que el importe del patrimonio de CAHISPA sólo garantiza el 47% de las obligaciones de pago, decide un mes más tarde, el 28 de febrero,  tomar las medidas de mejora a aplicar en la liquidación de CAHISPA, con el fin de proceder al pago del 100% del valor nominal de los contratos de seguros que los clientes tenían con esta entidad. El reembolso de dichas cantidades se comenzó a hacer dos meses después, (de ello puedo dar fe personalmente, puesto que me encargué de asesorar a dos clientes nuestros, que tenían sus seguros de jubilación  con otros mediadores, y que fueron finalmente reembolsados a los mismos mediante talón bancario en el plazo mencionado).

Con todo esto lo que pretendo es mostrar con un ejemplo real, la seguridad que supone el depositar tus ahorros en una compañía de seguros. Aún en un caso tan poco favorable, los clientes recibieron el 100% de su dinero en un plazo máximo de 4 meses desde que se decreta la liquidación de la compañía, y sinceramente, para los que somos mediadores de seguros, el que una compañía de seguros quiebre, siempre es una mala noticia, pero por otra parte, ver que el sistema funciona, me enorgullece. Sin embargo, y aquí vuelvo a barrer para casa, los ahorradores de las participaciones preferentes y subordinadas, llevan varios años esperando recuperar su dinero.

Por último, es mejor invertir tus ahorros en una aseguradora, por el seguimiento de la inversión. En todas aquellas pólizas realizadas a un tipo de interés garantizado y con un vencimiento fijado a la contratación de la póliza, aunque pueda parecer que no tiene importancia este aspecto, es posible que en inversiones realizadas en fondos de inversión garantizados, con ventanas de liquidez marcadas en el momento de la contratación, si pueda resultar interesante saber si conviene o no el rescate de la misma. Para estos casos ya existen compañías con aplicaciones informáticas que informan al mediador en función de unas alertas previamente establecidas sobre el sentido negativo o positivo de una inversión (por ejemplo si pierde más de un 5%, la aplicación nos avisa y lo mismo ocurres si gana más de un 10%). Además, al vencimiento del contrato, será tu mediador el que se ponga en contacto contigo para informarte del resultado de la inversión realizada y de las opciones que existen en el mercado que podrían resultar más acordes al cliente. evidentemente esto no es un acto altruista, puesto que si el cliente no renueva su confianza en nosotros, son ingresos que el mediador de seguros deja de percibir, pero también es cierto que sólo un corredor de seguros podrá ser independiente en este sentido, puesto que si vence una operación en una compañía X, no tiene porque ser lo más rentable renovar con esta compañía y si hacerlo con la compañía Y. Por el contrario, en las entidades financieras y salvo que sea una cantidad de dinero muy importante, no se tiene esta atención tan personalizada (¿a quién no le han renovado un depósito a plazo a la baja de forma tácita sin aviso por parte de su banco? o ¿a quién le han avisado de que su fondo de inversión va perdiendo mucho dinero?).

En fin, que contrariamente a lo que se pueda pensar, invertir tus ahorros a través de una compañía de seguros, ni tiene que estar menos garantizado que en un banco, ni es menos rentable, de hecho los seguros a prima única (el equivalente a un depósito a plazo de un banco), están dando una rentabilidad superior al interés que ofrecen las entidades financieras a plazo y si no te lo crees, PREGÚNTASELO A TU CORREDOR DE SEGUROS.

Equipo técnico NB21