Category Archives: Lo que hay que saber

Lo que necesitas saber sobre contratación, pólizas, siniestros… Tus dudas resueltas por el equipo de NB21

Lo que hay que saber Seguros de empresa

Ciberriesgos: ¿Cómo puedo proteger mi negocio de ataques informáticos?

Published by:

ciberriesgos

El reciente ataque del virus WannaCry a escala global ha disparado todas las alarmas sobre seguridad informática y ha vuelto a poner el tema de los ciberriesgos en primera línea entre las preoucpaciones de las empresas. 

Grandes empresas como Telefónica, compañías eléctricas e instituciones públicas se vieron afectadas por un virus tipo ramsonware que “secuestra” los datos del ordenador que infecta, encriptando todos los archivos y pidiendo un rescate en bitcoins (una moneda virtual muy difícil de rastrear) si el usuario quiere recuperarlos, so pena de que al final sean destruidos.

Este virus se ‘coló’ en cientos de miles de ordenadores aprovechando una vulnerabilidad del sistema Windows que ya había sido detectada y corregida hace tiempo, por lo que sólo afectó a los ordenadores que no habían instalado las actualizaciones del sistema (que, por lo visto, eran muchísimos).

Por tanto, la primera recomendación (además de la obvia de tener un buen sistema antivirus) es esta: siempre hay que tener el sistema operativo actualizado. En cada actualización de Windows o iOS se instalan ‘parches’ que corrigen potenciales problemas de seguridad. Pero hay algunas cosas más que podemos hacer:

  • La inmensa mayoría de virus entran en los ordenadores a través de archivos adjuntos por correo electrónico. En muchos casos los piratas usan la técnica del ‘physing’: hacer que el correo tenga la apariencia de un correo corporativo de un banco, una empresa eléctrica u otra marca conocida. Cuando recibamos un correo con archivos adjuntos o en el que se nos pide hacer clic en un enlace, debemos siempre revisar la dirección electrónica de la que procede, y si no la conocemos o es sospechosa, debemos borrar ese correo sin abrir ningún adjunto.
  • Lamentablemente, los hackers saben esto, por lo que los virus también acceden a la lista de contactos de correo electrónico y se envían a sí mismos. Por eso también debemos estar atentos a correos que procedan de nuestros contactos pero que contengan texto en inglés o contenidos extraños o muy genéricos y lleven un archivo adjunto. En ese caso, antes de abrir el archivo adjunto es mejor contactar con la persona que nos lo envió y asegurarnos de que efectivamente es un correo real.
  • Otra puerta de entrada de virus son las descargas de archivos a través de webs que visitamos. A veces se nos puede abrir una ventana de navegador que nos dice “Actualización urgente del navegador” o “Alerta: Se han detectado virus en su sistema”. Nunca debemos descargar archivos de webs que no sean de confianza, para eso debemos fijarnos en la URL (la dirección de la web en el navegador) y ver que su dominio corresponde con el habitual. Por ejemplo: Si vemos una página que aparentemente es de Google y la dirección no acaba en google.com o google.es, con toda probabilidad será una página falsa y potencialmente peligrosa.

Los ciberriesgos no sólo se limitan a los virus informáticos. En muchos casos los hackers pueden pretender acceder a información de nuestros archivos sin que nos demos cuenta, o atacar nuestra página web para que deje de estar operativa. Este tipo de ataques son más difíciles de parar, y generalmente requieren de ayuda profesional.

Además de afectar a nuestros datos, los ciberriesgos se extienden al robo de contraseñas en redes sociales o para el acceso a sistemas internos de la empresa, lo que puede causar desde crisis graves de reputación online hasta multas por parte de entidades regulatorias. Las contraseñas no son eternas ni deben ser fáciles: lo ideal es que combinen letras, números y caracteres especiales y que se cambien con regularidad.

¿Pueden asegurarse los ciberriesgos?

Sí, y cada vez son más las compañías aseguradoras que ofrecen este tipo de seguros. Lamentablemente, los hackers suelen ir un paso por delante de las empresas dedicadas al software antivirus o las medidas de seguridad, por lo que, por muy bueno que sea nuestro sistema, el riesgo no es nunca nulo. Por eso es cada vez más necesario tener esos riesgos cubiertos con un buen seguro.

La mayoría de las compañías aseguradoras que ofrecen seguros de ciberriesgos incluyen coberturas como las siguientes:

  • Restauración de datos perdidos o dañados.
  • Pérdidas económicas por sanciones o multas.
  • Cobertura en casos de ciber extorsión.
  • Responsabilidad por daños ocasionados a terceros.
  • Borrado de ‘huella digital’ que pueda afectar a la reputación online (publicaciones que atacan a la compañía, noticias falsas, etc)
  • Daños o pérdidas por ataques a la propiedad intelectual.
  • Descontaminación de equipos infectados por virus.
  • Asesoramiento y ayuda 24 horas por equipos técnicos especializados.
  • Elaboración e implementación de planes de seguridad.

Dado que cada vez más son las compañías que ofrecen estos productos, el asesoramiento de una correduría de seguros a la hora de elegir qué coberturas se necesitan y cuál de los seguros del mercado se adapta mejor a tus necesidades es sin duda la mejor opción.

 

Hogar y comunidades Uncategorized

Seguro de hogar: Lo barato sale caro.

Published by:

seguros de hogar

Tener un seguro de hogar es básico para tu tranquilidad. Además, no es uno de esos seguros que hay que tener “por si acaso”, ya que todos hemos tenido alguna vez algún siniestro en el hogar, sea grande o pequeño. Son muchas las situaciones de riesgo que se dan cada día en nuestra casa, desde una gotera o la rotura de una tubería a un fallo eléctrico, la rotura de un cristal o espejo, pequeños accidentes… tanto es así que la siniestralidad en los inmuebles es la segunda más alta del sector del seguro, después de los siniestros en automóviles. En concreto, en España se produce una gotera cada 1o segundos, cada 2 minutos y 11 segundos un incendio y cada minuto y 29 segundos un robo, así hasta sumar más de cinco millones de siniestros al año.

Los datos son alarmantes: El 30% de los hogares españoles no está cubierto pon ningún tipo de seguro, y del 70% que sí lo tiene, casi la mitad se halla en situación de infraseguro, es decir, las coberturas de sus pólizas no cubren el valor de la vivienda y su contenido.

La situación de crisis económica ha acentuado esta situación. El seguro de hogar aparece a priori como algo “prescindible” o en lo que se puede ahorrar, sobre todo si no has tenido un siniestro en los últimos años. Este es un error que puede pagarse terriblemente caro, ya que  nos tocará asumir el coste de los daños de un siniestro en casa, tanto los que nos afecten a nosotros como los posibles daños que podamos causar a nuestros vecinos.

Además de todo esto, en situaciones climatológicas adversas como las que hemos vivido en algunas zonas de España recientemente, o en caso de terremotos o catástrofes naturales (no olvidemos que buena parte de la Península, además de las islas Canarias, están en zonas de elevado riesgo sísmico), las viviendas no aseguradas están absolutamente desprotegidas. En estos casos de “fuerza mayor”, no son las aseguradoras, sino el Consorcio de Compensación de Seguros quien se hace cargo de las indemnizaciones para la reparación de los daños, pero la condición es que la vivienda debía estar previamente asegurada.

Si vives de alquiler, no te confíes. Probablemente también necesitarás un seguro de hogar.

Muchas personas que viven en régimen de alquiler (una opción creciente, sobre todo en grandes ciudades), confían en que el propietario de la vivienda ya tiene un seguro de hogar contratado. Es importante pedir una copia de la póliza para saber si las coberturas son las adecuadas, especialmente si alquilamos una vivienda sin amueblar, ya que en ese caso lo normal es que el contenido de la vivienda no esté cubierto por el seguro de hogar, o sólo lo estén los elementos que son propiedad del arrendador.

En ese caso es altamente recomendable que el inquilino contrate un seguro complementario que cubra los bienes que son de su propiedad.

A cada uno, su seguro.

Además, los seguros de hogar han evolucionado mucho en sus coberturas, y en muchos casos incluyen coberturas complementarias  de accidentes, averías de electrodomésticos, pérdida u olvido de las llaves, e incluso coberturas personales fuera del hogar.

La forma de ahorrar en un seguro de hogar es asesorarse con un especialista. Abaratar un seguro bajando mucho sus coberturas es casi como no tenerlo. Hay otras opciones, comparando lo que las diferentes aseguradoras ofrecen y elaborando una póliza que responda estrictamente a tus necesidades, analizando correctamente los riesgos. No es lo mismo una persona que vive sola que una familia con niños. Además, con el tiempo compramos muebles o electrodomésticos nuevos o hacemos reformas en casa, y todos esos cambios deben reflejarse en el seguro de hogar.

Una casa es, probablemente, la inversión más grande que la mayoría de personas realizamos a lo largo de nuestra vida. ¿No se merece que prestemos un poquito de atención al seguro que la cubre?

Tu hogar es un espacio para relajarse, olvidarse del mundo por un rato, disfrutar del tiempo que tú y los tuyos pasáis en ella y sentirse cómodo y protegido.

 

Lo que hay que saber Seguros de empresa

¿Cómo afecta el nuevo baremo de indemnizaciones a los autónomos y empresarios?

Published by:

indemnización baremo

En NB21 trabajamos para que tu patrimonio no esté en juego como consecuencia del desarrollo de una actividad profesional, por lo que si eres autónomo o empresario este articulo te resultará, casi con total seguridad, de tu interés, ya que puede ayudarte a proteger adecuadamente tu propio patrimonio.

El 1 de enero de 2016 entró en vigor la Ley 35/2015 de 22 de septiembre, por la cual se reforma el sistema de valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación (en adelante, “nuevo baremo”) y en consecuencia, su coste económico. Este nuevo baremo indemnizatorio se caracteriza principalmente por elevar considerablemente las compensaciones por fallecimiento y  lesionados graves respecto al baremo anterior, siendo de aplicación obligatoria en el ramo de seguros de automóvil para cuantificar los  daños o perjuicios , tanto físicos como morales, que deban ser resarcidos por el responsable civil de los mismos.

Si es un baremo de automóvil, ¿Por qué te afecta como autónomo o empresario?

Dado que no hay otro sistema para el cálculo de indemnizaciones por daños personales a víctimas de accidentes, el baremo de auto suele ser utilizado por la Administración y los jueces como una referencia a la hora de cuantificar las indemnizaciones que deben resarcirse a las víctimas de situaciones de muy diversa índole, no solo del ámbito automovilístico, y entre las cuales cabe destacar de forma muy especial los accidentes de trabajo.

Con la entrada en vigor del nuevo baremo las cantidades a satisfacer a un trabajador, o incluso a una persona ajena a la empresa, que hayan sido víctimas de un accidente de graves consecuencias del cual se considere responsable a la empresa, se han elevado notablemente y las pólizas actuales de Responsabilidad Civil que las empresas tienen contratadas, de forma general, no están adaptadas a este nuevo baremo indemnizatorio, con todo lo que ello puede suponer para tu empresa y, en consecuencia, para ti.

De media, y a modo de ejemplo, las indemnizaciones por fallecimiento se incrementan en un 50% con este nuevo baremo.

Nadie mejor que tú sabrá valorar el quebranto que ocasionaría a tu patrimonio una situación de este tipo (fallecimiento de un trabajador), si tu actual póliza de Responsabilidad Civil no cubriera el 100% de la indemnización que tu empresa, como responsable, debiera satisfacer a sus familiares y “allegados” (término que introduce también el nuevo baremo).

Lo más llamativo de esta situación es que las compañías de seguros, de forma generalizada, no están permitiendo a sus clientes adaptar y ampliar los límites asegurados a los requerimientos que introduce este nuevo baremo indemnizatorio. Es decir, el mercado apenas ofrece soluciones.

¿Qué solución te ofrecemos en NB21?

NB21 es una correduría de seguros líder a nivel nacional, especializada en ofrecer soluciones a las necesidades aseguradoras de las familias, los autónomos y las pymes.

Nuestro equipo de profesionales, en función de la actividad empresarial que tú o tu empresa desarrolléis, te ofrece la posibilidad de ampliar los sub-límites asegurados tanto para la garantía de Responsabilidad Civil de Explotación como para la garantía de Responsabilidad Civil Patronal, en hasta 1.000.000 €. Esta cantidad actúa de forma adicional a la cobertura contratada en tu actual póliza de Responsabilidad Civil, por lo que esta solución está disponible tanto para clientes como para no clientes de NB21.

De esta forma, y en caso de que tú o tu empresa seáis considerados responsables de un infortunio del calibre de los mencionados en este artículo, tu nivel de seguridad aumentará de forma muy notable.

Dada la gran importancia que tiene este asunto, no dejes pasar ni un día más sin consultar, en cualquiera de nuestras 30 oficinas, todo lo que podemos ofrecerte.

Con este novedoso producto asegurador NB21 se adelanta, una vez más, al resto del mercado, ofreciendo soluciones diseñadas para satisfacer las necesidades reales de aseguramiento de los clientes.

En NB21 trabajamos para que tu patrimonio no esté en juego.

Lo que hay que saber Sector asegurador Uncategorized

Los mediadores de seguros ¿Qué vendemos?

Published by:

Asesoramiento

A los que nos dedicamos a esta profesión, seguro que nos han hecho en más de una ocasión esta pregunta, de ahí que yo se la haga a ustedes. Los mediadores de seguros ¿Qué vendemos?

La respuesta parece obvia: Seguros. Pues bien, después de meditarlo durante muchos años de ejercicio, yo les digo que no vendemos seguros, sino que nosotros somos “Asesores en seguros”, ¿y por qué? Pues porque cuando un verdadero mediador de seguros está con su cliente no sólo busca una venta, busca una solución adecuada a una necesidad concreta.

Por lo que vuelvo a preguntar:

Los mediadores de seguros ¿Qué vendemos?

Desde este punto de vista, parece que nosotros vendemos nuestro conocimiento de una materia (los seguros), para poder prestar el mejor servicio a nuestros clientes.

¿Qué nos diferencia entonces de un asesor fiscal, laboral o legal?, Nosotros somos especialistas en seguros. De la misma que cuando una persona tiene una duda legal hace una consulta a un abogado y por dicha consulta le cobran, pero con la diferencia de que los mediadores de seguros “gratis” a nuestros clientes. Por ello creo que los mediadores de seguros, debemos hacer un esfuerzo enorme para que éstos sean conscientes de este importantísimo detalle y poder marcar distancias de otros canales de distribución de seguros que, efectivamente, sólo buscan vender seguros sin tener en cuenta que necesita el cliente. Estos canales cada vez son más variados y numerosos y a su vez menos profesionales, ya que la actual situación económica ha provocado que el sector de la distribución de seguros sea un buen refugio con la que poder paliar la falta de ingresos.

Todo ello no beneficia nada a nuestra profesión, ya no sólo por la competencia que pueda suponer, sino porque esta competencia es desleal. El canal bancaseguros, condiciona a sus clientes a contratar una serie de pólizas de seguro a la concesión de créditos o al no cobro de otros servicios, ¿Dónde está aquí el asesoramiento al cliente?

Por otra parte, grandes colectivos (cooperativas, grandes empresas, etc..), han tomado la decisión de hacer de auto-mediadores de seguros con el fin de poder obtener unos ingresos extraordinarios, y yo me pregunto, … ¿Quién asesora a estos “auto-mediadores”?, ¿Las compañías de seguros?, ¿su propio personal que anteriormente dedicaba a otras labores?, ¿están realmente cualificados y formados para poder conocer el servicio que deben prestar tanto a la hora de contratar o en el supuesto caso de un siniestro? Por no hablar de los canales de venta online o telefónico, que sólo ofrecen mejores condiciones económicas si preocuparse en conocer un poco al cliente. Todo esto ha llevado a que el cliente anteponga el precio al servicio prestado, y esto, no es vender seguros.

Debemos aprovechar este escenario de importantes cambios en el sector con la implantación del nuevo Baremo (Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación), y la Directiva Solvencia II, para explicar a nuestros clientes la diferencia entre el canal tradicional y los “nuevos” canales de distribución que sólo se basan en el precio o en condicionar la contratación a otros beneficios. Todo esto ha provocado que tanto el cliente como nosotros nos hayamos olvidado que lo realmente importante es el servicio que pretende prestar el seguro y lo que realmente necesita nuestro interlocutor.

Tenemos una “Ley 26/2006, de 17 de julio, de mediación de seguros y reaseguros privados”, que por momentos parece papel mojado, por lo que debemos desde nuestras asociaciones demandar a las autoridades que velen por el cumplimiento de la misma, de otra forma, seremos nosotros los primeros en incumplirla.

Una anécdota cierta: una vez compré por internet una prenda de ropa porque estaba a muy buen precio, cuál fue mi sorpresa cuando la probé no era de mi talla, al intentar devolverla me costaba casi tanto los portes de devolución como lo que había pagado por esta prenda; solución regalé la prenda a alguien que si le servía.

Centrémonos en vender a nuestros clientes prendas que les queden bien para que cuando las necesiten les sirvan y si nos dicen que la encuentran más barata en otra parte, intentemos hacerles ver que lo que le están vendiendo no es de su talla.

 

Equipo técnico NB21

Seguros de viaje Uncategorized

Lo que debes saber, si vas a viajar al extranjero

Published by:

viajar al extranjero

 

¿Por qué contratar un seguro de viaje?

Ahora que se acercan las vacaciones de verano, apetece comenzar a preparar un viaje, sobre todo si vas a viajar al extranjero. Elegimos destino, medio de transporte, lugar en el que pernoctar e intentamos informarnos sobre lo que consideramos más de nuestro destino final; historia, monumentos, atracciones, gastronomía, …

Aunque no sólo viajamos al extranjero por placer, también se hace por motivos profesionales o cada vez más por motivos educativos, y en todos los casos deberemos preparar el viaje al extranjero de una manera concienzuda.

Pero, ¿realmente estamos preparando bien nuestro viaje al extranjero?, ¿cuántos pensamos en la necesidad de contratar un seguro de asistencia en viaje?, por experiencia, les puedo decir que muy pocos. En realidad sólo suelen contratar un seguro de asistencia en viaje dos tipos de personas, en primer lugar las que sin saberlo, se lo han “colocado” en la agencia de viajes en la que ha contratado y salvo infortunio, vuelve de sus vacaciones sin saber que lo tenía contratado y segundo, los que han viajado al extranjero con anterioridad e independientemente de si lo habían contratado o no, valoran la necesidad del mismo puesto que han podido comprobar la eficacia de este seguro o la necesidad del mismo.

Por todo ello, creo que debemos poner en valor la importancia de contratar un seguro de asistencia en viaje sobre todo si vas a viajar al extranjero.

¿Por qué debes contratar un seguro de asistencia en viaje si vas a viajar al extranjero?

Para dar respuesta a esta pregunta daremos unos cuantos motivos:

Porque es barato: en esta época en la que el precio ha cobrado un valor tan importante (sobre todo a la hora de contratar un seguro), hemos de tener en cuenta que un seguro de asistencia en viaje completo para una estancia de 14 días en Europa cuesta menos de 50€.

Porque aporta tranquilidad, y eso hará que nuestra estancia sea mejor.

3º Porque como todo seguro salvaguarda nuestro patrimonio y sobre todo el bienestar y nuestra salud en un entorno que nos es desconocido.

¿Cómo demostrar lo anterior?

Intentaremos explicar de la manera más sencilla cuales son las bondades de este tipo de seguros.

En los seguros de viaje debemos establecer dos fases fundamentales:

  • Antes del viaje: debemos valorar si es preciso contratar un seguro que nos devuelva el importe abonado por el viaje si finalmente no podemos viajar al extranjero. Este tipo de seguros tienen una serie de limitaciones tanto de casuísticas como temporales, no obstante suelen ser bastante amplios los motivos por los que la compañía deba abonar el importe del viaje si este finalmente no se puede realizar.
  • Una vez en el destino: en este caso estas son las principales coberturas:

Asistencia médica: hasta un determinado importe quedan cubiertos todos los gastos sanitarios si  viajas al extranjero ocurridos al asegurado ya sea por accidente o enfermedad (enfermedad ocurrida durante el viaje, evidentemente). En este punto debemos distinguir entre dos tipos de asistencia médica en el extranjero; hay seguros que cubren los gastos hasta el importe contratado, pero previamente el cliente debe abonarlos en el país en el que estos tuvieron lugar y al regresar al país de origen, presentar las factura y los informes y con posterioridad la compañía abonará los gastos y otros que son puramente de asistencia, es decir, que el cliente tiene un teléfono de contacto a través del cual, en caso de precisar asistencia médica, se le informa del centro concertado más cercano y este no tendrá que adelantar el dinero.

En la asistencia sanitaria, debemos tener en cuenta que hay pólizas que también cubren los gastos por medicamentos, lo cual es muy interesante en determinados países, en el que los medicamentos son especialmente caros.

Esta es la gran cobertura de los seguros de asistencia en viaje, puesto que con ella se consiguen dos de los objetivos mencionados anteriormente, salvaguardamos nuestro patrimonio (sirva como ejemplo que una ambulancia medicalizada en Estados Unidos puede costar más de 1.000$USD) y nuestro bienestar.

Repatriación: La compañía corre con los gastos de repatriar a un enfermo-herido o en peores circunstancias al cadáver, en ambos casos, además de ser costoso, supone conocer una serie de trámites que al estar fuera de nuestro país nos va a resultar más complicado si no contamos con la ayuda de un personal especializado de asistencia.

Desplazamiento de un familiar: al país de destino, en cualquiera de los dos casos anteriores, la compañía correría con esos gastos para acompañar al enfermo o fallecido.

Asistencia legal y reclamación de daños en el país de destino: esta cobertura engloba muchas circunstancias, desde defender al asegurado por temas mercantiles (problemas con una simple compraventa) o incluso por perdida de documentación (pasaporte por ejemplo).

Responsabilidad Civil en el extranjero: Se indemnizarían cualquier daño causado a un tercero durante nuestro viaje hasta el importe de la suma asegurada. Esta cobertura tiene especial importancia, puesto que la Responsabilidad Civil Privada que cubre nuestro seguro de hogar, por lo general, sólo nos da cobertura dentro del territorio nacional.

Además de las anteriores, los seguros de asistencia en viaje, suelen tener coberturas como indemnización por pérdida o extravío de equipaje, adelanto del retorno por fallecimiento de un familiar, incluso adelanto de fondos monetarios, que complementan de una u otra forma la póliza de seguro.

Finalmente si vas a viajar al extranjero, CONSULTA CON TU CORREDOR DE SEGUROS, sobre que tipo de póliza de seguro te interesa más y … ¡buen viaje!

 

Equipo técnico NB21

Hogar y comunidades Lo que hay que saber

6 Consejos que debes saber sobre los seguros de hogar y comunidades

Published by:

consejos sobre los seguros de hogar

Los seguros de hogar son un elemento indispensable para disfrutar de tu casa con tranquilidad, sabiendo que los riesgos que pueden ocurrir están cubiertos. No obstante, hay cierta confusión con los seguros que suscriben las comunidades de vecinos, existiendo la falsa creencia de que muchos de los riesgos del hogar ya están cubiertos por el seguro de la comunidad.

Te presentamos algunas cosas importantes que debes tener en cuenta a la hora de contratar tu seguro de hogar:

 1. Asegúrate bien de las coberturas del seguro de la comunidad de vecinos

No hay dos seguros iguales, o al menos no debería haberlos. Es conveniente que pidas las condiciones generales y particulares del seguro de tu comunidad para saber qué está cubierto y por qué cantidades. Generalmente los seguros de comunidad cubren los riesgos que afectan a los elementos comunes: cubiertas del edificio, fachadas, escaleras, vestíbulos, ascensores…

Existe la falsa creencia de que el seguro de la comunidad de vecinos cubre siempre los daños ocasionados a terceros (por ejemplo, por una inundación o un incendio en tu vivienda que afecte a otras) y esto no tiene por qué ser así. Si los daños tienen origen en instalaciones privativas (es decir, no comunes), el seguro de la comunidad no los cubrirá a no ser que sus condiciones particulares lo recojan explícitamente. Incluso en ese caso, las indemnizaciones aseguradas pueden no ser suficientes para cubrir los daños a terceros. Los seguros de hogar no dependen de la comunidad, y tú puedes pactar en tu póliza una suma asegurada que se ajuste al valor real del contenido de tu vivienda y (esto es importante) las de tus vecinos inmediatos en el caso de la cobertura de Responsabilidad Civil por daños a terceros.

2. Es necesario calcular muy bien el valor del contenido

Los seguros de hogar distinguen entre el continente (los elementos fijos de tu vivienda que forman parte estructural de la misma) y el contenido (muebles, electrodomésticos y, en general, lo que haya dentro de ella). Calcular el valor del contenido no es fácil, y además debe actualizarse si realizas cambios importantes en el mismo. Es fundamental que, con la excusa del ahorro, caigamos en el infraseguro (asegurar un valor menor que el contenido real), algo bastante habitual en muchos seguros de hogar. En caso de un siniestro en situación de infraseguro, la aseguradora no cubrirá la totalidad de los daños sufridos si existe infraseguro. Por ejemplo, si el valor real del contenido de tu vivienda es de 60.000 euros y tu seguro sólo cubre 30.000, en caso de siniestro la compañía abonará el 50% del coste de los daños, no la totalidad. Aunque las sumas aseguradas se revalorizan cada año en función del IPC, es bueno tener en cuenta la revisión de la póliza si, por ejemplo, vas a hacer obras en casa o cambiar el mobiliario y el valor del contenido se ve incrementado por esta causa.

3. ¿Qué sucede si ocurre un desastre natural?

En estos casos no es la aseguradora la que se hace cargo, sino el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS). Este organismo actúa en caso de desastres naturales (vientos huracanados, inundaciones, terremotos, impactos de meteoritos, etc) y en caso de daños por conflictos armados, actos de terrorismo, tumultos, revueltas populares y actuaciones de las Fuerzas de Seguridad del Estado en tiempos de paz. Pero atención: el CCS sólo cubre daños en viviendas que ya estuvieran aseguradas. Es decir, si no tienes un seguro de hogar contratado, tu casa no estará protegida en estos casos. Sí estarían cubiertos los daños en fachadas y elementos comunes en el caso de una Comunidad, ya que la Comunidad tiene que tener un seguro contratado obligatoriamente, pero esto sólo cubriría los elementos ya mencionados.

4.  ¿El seguro de hogar cubre los accidentes y otros riesgos de las personas que habitan la vivienda?

Depende de las coberturas de la póliza que contrates. Hay seguros de hogar de muchos tipos. Obviamente, cuanto más baja sea la prima que tienes que pagar, menores son las coberturas. Los seguros multirriesgo del hogar más completos sí incluyen la asistencia médica en caso de emergencia.

Además, los seguros de hogar más actuales no sólo se limitan a cubrir los riesgos más “clásicos” de robo, incendio o inundación. Hoy en día los seguros de hogar ofrecen un amplio abanico de coberturas complementarias, que van desde la seguridad informática a la reparación de electrodomésticos, calderas o aparatos de aire acondicionado o la asistencia jurídica.

5. El mejor seguro no es el más barato. Ni el más caro. Es el que se ajusta a tus necesidades.

Abaratar un seguro es fácil: sólo hay que reducir las coberturas. Pero puede que eso no sea lo más conveniente. ¿De verdad quieres tener un seguro que no cubra el valor de todo lo que contiene tu casa? ¿O que frente a daños a terceros no cubra el importe total de la indemnización?.

Los seguros de hogar son productos más complejos de lo que a primera vista puede parecer. Es necesario estudiar bien cada caso y analizar los posibles riesgos que deben ser cubiertos, así como qué cantidades deben ser aseguradas. Eso conlleva un estudio por parte de personas especializadas. ¿Por qué me conviene una cobertura concreta más que otra? ¿Cuánto debe alcanzar la cobertura de Responsabilidad Civil? ¿Debo asegurar riesgos que ya estén cubiertos por el seguro de mi comunidad de vecinos?

Para responder a estas preguntas es necesario tener información y estar muy bien asesorado. En ese sentido, las corredurías de seguros son la mejor opción, ya que cuentan con personal especialista y además tienen acceso a gran parte de la oferta del mercado, ya que no se limitan a trabajar con una sóla compañía aseguradora.

6. Pero yo ya tengo un seguro de hogar, me lo hicieron en el banco para concederme la hipoteca…

 Efectivamente, las entidades financieras suelen exigir a las personas que contratan una hipoteca que suscriban una póliza de seguros de hogar. Pero eso no significa que tengas que tener el seguro que ellos te ofrecen, que puede no ajustarse a tus necesidades, sino a las del banco. Ten en cuenta que a tu banco no le preocupan tus muebles, ni tu responsabilidad civil, ni si sufres un robo. Lo que les preocupa es el continente (la vivienda en sí), no el contenido.

Teniendo en cuenta estos 6 consejos, te será mucho más fácil acertar con el seguro de hogar/comunidad que realmente necesitas para proteger tu vivienda y las de tus vecinos.

No obstante, y como ya hemos comentado, la mejor opción sigue siendo la de acudir a un Corredor de Seguros, que velará por tus intereses, que te asesorará de una forma imparcial e independiente, y que pondrá a tu disposición un amplio abanico de compañías aseguradoras entre las cuales encontrar el seguro que mejor se adapte a tus necesidades.

Lo que hay que saber

¿Sabes qué te aporta un corredor de seguros?

Published by:

corredor de seguros

Existe en el imaginario colectivo la idea de que un corredor de seguros es un mero intermediario que se dedica a vender pólizas de seguros a  cambio de una comisión. Que su trabajo se limita a colocar el riesgo en la compañía  buscando aquella en la que el precio se ajuste a las expectativas del cliente sin ir más allá. Nada más lejos de la realidad de hoy en día.

Este imaginario colectivo ha estado alimentado por el desconocimiento del consumidor al cual no se le ha transmitido de manera eficaz las diferencia que existen entre la figura del corredor de seguros y la de otros canales de distribución.

 

El factor diferenciador mayor es la independencia. El corredor de seguros es independiente de las compañías aseguradoras con las que trabaja. Este es un aspecto fundamental si se quiere tener un asesoramiento imparcial. Es importante distinguir bien entre un corredor de seguros y un agente. Los agentes son exclusivos de una compañía, eso significa que solo va a ofrecer una opción para cada riesgo, la de la marca que representa.

El mundo de los seguros es terriblemente complejo, además de ser uno de los sectores que más invierte en publicidad. Sólo hay que encender la TV en prime time y esperar a una pausa publicitaria. En una pausa de 7 minutos verás como mínimo dos spots publicitarios de compañías aseguradoras. Y probablemente más. Todas afirman ser las mejores. ¿Con cuál me quedo?. Ahí es donde entra el corredor de seguros con una de sus principales ventajas: no depende de ninguna compañía.

Contratar un seguro es una cuestión importante, no es un mero trámite. Muchas veces el seguro más barato no es el que más te conviene, sencillamente porque no cubre adecuadamente los riesgos concretos de tu caso en particular. Cada persona o empresa son diferentes y tienen necesidades distintas. Unos euros de diferencia pueden marcar la frontera entre la tranquilidad y la incertidumbre. El corredor de seguros no se limita a comparar precios, sino que busca lo que más se ajuste a lo que realmente necesitas, sin coberturas superfluas pero evitándote sorpresas desagradables en caso de siniestro.

Además, el factor geográfico importa. No todas las compañías ofrecen un servicio igual en todas partes. El conocimiento del  corredor de seguros de todo el mercado y de la zona en la que trabaja le permite aconsejar qué compañías son más recomendables en cada zona y para cada tipo de seguro.

Otra pregunta que te puedes plantear ¿Es más caro contratar a través de un corredor de seguros? ¿Si me evito al “intermediario”  podré conseguir un precio más ajustado?.  Rotundamente no.  El corredor de seguros no es más caro. Se pueden llegar a conseguir  mejores precios a través de una correduría de seguros. Hay corredurías de seguros como el caso de NB21 que gestionan más de 56.000 pólizas al año. Una correduría de seguros así ,se defiende mucho mejor a la hora de negociar con una aseguradora que un particular. Conoce todos los precios del mercado y lo más importante las coberturas. Analizará muy bien tus necesidades de aseguramiento, advirtiéndote de deficiencias, franquicias o cláusulas limitativas que a ti te pueden pasar desapercibidas, consiguiendo un precio equilibrado a lo que tú quieres cubrir.

Además de todo esto, el corredor de seguros no se limita a venderte un seguro y olvidarse de ti. La independencia vuelve a cobrar toda su fuerza en ese momento al que nosotros llamamos “El momento de la verdad”. Cuando ocurre el siniestro. A nuestros clientes, le deseamos que nunca llegue ese momento, sin embargo , si llega, es cuando se pueden apreciar grandes diferencias, precisamente porque somos independientes. La prioridad del corredor de seguros es conseguir que el cliente quede satisfecho, que se cumpla el contrato sin ninguna cortapisa y siempre anteponiendo  sus intereses. Con todas las herramientas profesionales que ponemos a su disposición: asesoramiento legal, gabinete pericial, personas de confianza que lo gestionan, etc. reclamamos el cumplimiento estricto de sus derechos.. El corredor de seguros es una figura cercana, con un equipo de personas que se preocupan realmente por ti.

Las corredurías de seguros además son empresas sometidas a estrictas regulaciones y controles que garantizan que el servicio que prestan se ajusta a los requerimientos del cliente. Tienen que estar registradas en la DGSFP (Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones). Esta les exige una serie de requisitos de obligado cumplimento. También existen asociaciones sectoriales que difunden códigos de buenas prácticas. Se trata de una profesión altamente regulada, tanto legal como voluntariamente.

En definitiva, con un corredor de seguros tendrás la tranquilidad de saber que siempre disfrutas del mejor seguro posible para ti, ahorrándote molestias, trámites y dolores de cabeza. Y no sólo de forma presencial, ya que cada vez son más las corredurías que dan el salto a prestar todos o parte de sus servicios a través de oficinas online. Sin lugar a dudas, un corredor de seguros es la opción más ventajosa para ti a la hora de contratar un seguro.

 

 

 

Seguros de empresa Uncategorized

¿Entienden los directivos de las empresas la importancia de un seguro de D&O?

Published by:

directivos

D&O es una modalidad de seguro muy poco conocida, de escasa penetración en el mercado y en el mundo empresarial. Las siglas responden a Directors and Officers, en inglés y cómo ya explicamos en artículos anteriores de nuestro blog: Seguros para Directivos I y II: Preguntas y respuestas  son seguros que protegen a los altos cargos de las empresas en el ejercicio de su profesión.

Hoy queremos llamar la atención de un hecho relevante y de suma importancia para los riesgos que corren los empresarios, administradores, consejeros y directivos en su día a día y en su toma de decisiones: y es la entrada en vigor del nuevo Código Penal .

La última reforma de la Ley de Sociedades de Capital ya había endurecido notablemente el régimen de responsabilidad de los administradores y directivos. Pero la entrada en vigor el 1 de julio del presente año de la reforma del Código Penal,  modificando el texto aprobado en 1995, amplia y completa el régimen de responsabilidad penal de las empresas, introduciendo un nuevo delito por el cual se sanciona la mera omisión de medidas de vigilancia y control por parte de los directivos, administradores y representantes legales de las empresas. Así, los administradores directivos que no adopten medidas inmediatas ante un deterioro de las cuentas de la empresa deberán responder con su patrimonio.

Lo habitual, en la actualidad, es que las empresas cuenten con un seguro de Responsabilidad Civil que cubre el riesgo de reclamaciones y por la tanto posibles indemnizaciones a un tercero, por daños y perjuicios causados, de los que la organización sea civilmente responsable, en el ejercicio de su actividad. Con esto los empresarios y directivos suelen creer que están cubiertos. Sin embargo los directivos o altos cargos de cualquier empresa, grande o pequeña, pueden estar expuesto a una reclamación por acción u omisión en su toma de decisiones. Para esto es necesario tener un seguro especifico que es el seguro de D&O. Lo que las PYMES deberían tener en cuenta es que todas las empresas tienen obligaciones similares en virtud de la ley. Una reclamación puede ser presentada por cualquier persona con un interés en la empresa: accionistas, reguladores, empleados, directivos, acreedores, liquidadores e incluso los administradores en caso de insolvencia. Además, las empresas pequeñas pueden ser más susceptibles ya que suelen tener procedimientos de gobierno corporativo menos estrictos para hacer frente a los riesgos.

En nuestro país no existe una obligación legal de aseguramiento, sin embargo por todo lo anterior es necesario fomentar la contratación de un seguro que cubra este tipo de responsabilidades. La realidad nos dice que aún hoy, en España, una de cada dos empresas no conoce la existencia de estos seguros, y otras no lo valoran o los descartan porque creen que no pueden asumir su coste. Todo esto lleva a que cerca de un 75% de las empresas no contraten este seguro a pesar de su importancia.

Los corredurías de seguros debemos asesorar a nuestros clientes empresas en este sentido. Las PYMES deben de entender que los seguros de Responsabilidad Civil General y los seguros de D&O cubren diferentes circunstancias y con una combinación adecuada de ambos seguros se puede alcanzar el mayor grado de cobertura posible. Por ello es de suma importancia ponerse en manos de un buen asesoramiento profesional de una correduría o corredor de seguros.

Dpto. Técnico NB21

Lo que hay que saber Sector asegurador

Seguros y tecnología: ¿Hacia dónde van las cosas?

Published by:

Seguros y tecnología

Si la generalización del uso de internet ya supuso una primera revolución tecnológica en el ámbito del seguro (principalmente en los canales de venta y atención al cliente), el boom de los smartphones promete llevar a la relación entre seguros y tecnología a cotas mucho más altas. El tráfico de internet desde el móvil ya iguala al de los ordenadores, y los estudios auguran que no parará de crecer en los próximos años.  En este contexto, seguros y tecnología deben ir necesariamente de la mano para no quedarse atrás en las expectativas del cliente.

A pesar de que el sector del seguro es uno de los más competidos del mercado, la implantación de soluciones tecnológicas no se ha realizado al ritmo de otros sectores, al menos en la percepción del público. Tanto las compañías aseguradoras como, sobre todo, las corredurías de seguros tienen mucho camino por recorrer para que seguros y tecnología se integren como un todo.

Hasta ahora la mayoría de innovaciones tecnológicas que relacionan seguros y tecnología se han realizado en el ámbito de la conectividad de las compañías con las corredurías y agentes, aparte de la presencia en internet, campo este último en el que los comparadores de seguros han irrumpido con fuerza como la principal novedad de cara al cliente en el ámbito asegurador. Más allá de esto, todavía está casi todo por hacer. Algunos ejemplos de lo que está llegando y que tarde o temprano se incorporará a la oferta de las aseguradoras:

  • La tecnología wearable está llamada a revolucionar el ámbito de la salud. Son muchas las empresas que están desarrollando dispositivos (como relojes, gafas e incluso prendas de vestir) que podemos llevar puestos y que están dotados de sensores que permiten monitorizar el estado de salud de un paciente, comunicarse con su médico e incluso alertar de una emergencia. Esta tecnología tendrá, sin duda, un impacto significativo sobre los seguros privados de salud, que razonablemente deberían ser los primeros en incorporarla, tanto a nivel de cuidado del paciente como incluso en la aparición de nuevos tipos de seguro vinculados a estos dispositivos.
  • Seguros y tecnología móvil empezarán a ir de la mano. Aunque son una realidad creciente, el desarrollo de aplicaciones móviles que permitan al cliente comunicar un siniestro, adjuntar fotografías o vídeo, geolocalizarlo y enviarle los medios de ayuda si es el caso, serán la tónica general en un futuro que ya está aquí.
  • Los coches autónomos y el automóvil conectado revolucionarán el ramo de Autos. En la actualidad, prácticamente todos los fabricantes de automóviles están experimentando con coches de conducción autónoma, además de Google y Apple, aunque aún faltan años para que los veamos circulando por las carreteras. Sin embargo, la tecnología orientada a la prevención de accidentes en los automóviles es algo que ya está aquí, al igual que los coches permanentemente conectados a internet. De hecho, la UE obligará a que todos los vehículos que se vendan a partir de 2018 incorporen el sistema eCall de llamada automática al 112 en caso de emergencia. 
  • La “internet de las cosas” disparará espectacularmente los ciberriesgosCada vez más son los dispositivos que están conectados permanentemente a internet, la llamada “internet de las cosas”. Hay que tener en cuenta que, por muchos sistemas de seguridad que se implanten, todos los sistemas conectados son susceptibles de ser hackeados, algo que vemos continuamente en las noticias y que sin duda irá a más. Esto afectará sin duda al sector del ciberriesgo, que aún hoy es anecdótico pero que previsiblemente experimentará un boom en los próximos años.
  • La privacidad será un nuevo campo que unirá seguros y tecnología. Uno de los aspectos más controvertidos en la implantación de tecnologías online es la salvaguarda de la privacidad de los usuarios, algo por lo que muchas compañías como Google o Apple ya se han enfrentado a multas millonarias de la UE. Cualquier empresa que ofrezca servicios online tendrá que estar cubierta en este aspecto ante posibles demandas y reclamaciones del cliente.
  • El triunfo de la omnicanalidad (omnichannel). Es la última tendencia en marketing y parece haber llegado para quedarse. La unión de seguros y tecnología permita ya a las compañías aseguradoras y a las corredurías centrarse en la experiencia del usuario independientemente de por qué canal contacte. Es decir, el reto es ofrecer a un usuario online la misma experiencia que si nos visita en nuestra oficina, y la posibilidad de que el usuario elija el canal que más le convenga en cada momento. Las oficinas online como la que ha puesto en marcha NB21 son un primer paso en este sentido, que también acabará afectando a la tecnología disponible en las oficinas con la intención de ofrecer una experiencia 100% integrada.

En resumen, son muchos e interesantes los desafíos que se presentan en la relación entre seguros y tecnología. Algunos de ellos ya no son futuro sino presente, lo que fuerza a todo el sector a trabajar duro para no quedarse atrás.

 

Lo que hay que saber

Seguro para embarcación de recreo

Published by:

embarcación

El Real decreto 607/1999 de 16 de abril establece que todas las embarcaciones destinadas a la navegación de recreo y deportiva propulsadas a motor, incluidas las motos de agua, así como aquellas que carezcan de motor y tengan una eslora superior a seis metros, tienen la obligación de suscribir un seguro obligatorio de responsabilidad civil. Sus coberturas mínimas vienen expresamente establecidas, exigiéndose también a embarcaciones extranjeras.

La cobertura de este seguro obligatorio incluye las posibles lesiones o muerte de terceras personas y los daños materiales a terceros y pérdidas económicas derivadas de éstos. Para la validez de esta cobertura es necesario que el barco vaya patroneado por una persona en posesión del título náutico correspondiente. Carecer de este seguro está considerado como una infracción grave conforme indica la Ley 27/1992, de 24 de noviembre, de Puertos del Estado y de la Marina Mercante.

Además del seguro obligatorio de responsabilidad civil, dada la escasa cobertura del mismo, se debe complementar con el seguro voluntario, que es una ampliación del seguro obligatorio.

Es importante comprobar que tenemos cobertura de responsabilidad civil para amparar los daños causados por la embarcación durante su reparación, su permanencia en tierra, o cuando sea remolcada o transportada por tierra, ya sea sobre un vehículo o de cualquier otra forma.

Dentro de la náutica de recreo es habitual la contratación del seguro del casco, para amparar los daños que sufra el mismo, tanto por pérdida total, total constructiva  o los daños parciales causados a la embarcación, así como robo, etc.

Deben tenerse en cuenta incluir, o ver que están incluidos,  siempre los objetos personales depositados en el barco, así como los  accesorios instalados.

Debemos comprobar que nuestra póliza cubre los daños al motor como consecuencia de la entrada accidental de objetos sólidos o cuerpos extraños a través de los circuitos o conductos de refrigeración, caso de ser de motor.

Es importante señalar que en este tipo de seguros caben básicamente dos formas de aseguramiento: el correspondiente a las cláusulas españolas y el de las cláusulas inglesas (I.Y.C. Institute Yacht Clauses). Las cláusulas españolas se identifican con los riesgos nominados, es decir aquellos riesgos que se cubren mencionándolos expresamente, con lo que estarían excluidos aquellos que no se mencionan o nominan y por el contrario, normalmente, las clausulas inglesas cubren todo lo que no esté expresamente excluido.

Otra diferencia relevante tiene que ver con la valoración de la embarcación para dar valor a las garantías de daños a la misma. Con las cláusulas inglesas, ésta se realiza a valor real y en las españolas a valor de nuevo. La diferencia es importante, sobre todo cuando la embarcación ya tiene unos años. En uno y otro caso, el límite de indemnización será generalmente el valor real de la embarcación.

Estas líneas no pretende ser  un análisis pormenorizado de las coberturas de las pólizas, sólo pretender dar unas pautas para el aseguramiento correcto de las embarcaciones.

En cualquier caso, caso de producirse un siniestro, la mejor opción será siempre dirigirse al mediador de seguros que ha gestionado la póliza, ya que su intervención puede ser fundamental para lograr la indemnización apropiada. Dados sus conocimientos, el mediador podrá comunicar y tramitar con profesionalidad el siniestro, evitando incidencias o errores en su enfoque y así posibles problemas de falta de cobertura. En definitiva, el mediador tiene como misión defender los intereses de sus clientes y lo hará siempre de forma intensa para mejorar su nivel de fidelización.

Dpto. Técnico NB21