Lo que hay que saber Seguros de ahorro y jubilación

¿Es necesario ahorrar para la jubilación?

jubilacion

 

Sí, absolutamente necesario, en la medida que podamos ahorrar, deberíamos destinar una cuantía mensual a la planificación de nuestra jubilación y deberíamos hacerlo cuanto antes.

Hay que tener en cuenta que la pensión pública cada día que pase será menos generosa. Se calcula que en el año 2020 un tercio de la población superará los 65 años y, dada la actual situación económica, no se prevé un aumento de cotizantes en mucho tiempo. Es decir: más prestaciones y menos aportaciones.

Consecuencia: pensiones públicas más reducidas, como ya hemos sufrido con la última reforma del cálculo de las pensiones que suponen de hecho una reducción del 15% según cálculos de los expertos en el tema, si además somos autónomos y estamos cotizando por la cuantía mínima con mayor motivo.

Actualmente la pensión media de jubilación supera en escasos céntimos los 1.001 euros, si hacemos un cálculo de nuestros gastos no nos va a quedar mucho margen para el disfrute del descanso que nos merecemos.

¿Cuánto debo ahorrar?

Caben muchas opiniones, pero una cifra mínima aconsejable debería estar en un 5% de nuestros ingresos.

¿En qué producto ahorro?

Existen multitud de productos en el mercado que nos permiten planificar nuestro ahorro y va a depender de nuestro perfil y nuestras cuentas con HACIENDA.

Si tenemos un impacto fiscal anual importante y una cierta cultura financiera nada mejor que un Plan de Pensiones (ojo, no tiene rentabilidad garantizada y habría que estudiar el histórico de rentabilidad obtenido y las comisiones de gestión aplicados).

Si además de esta situación nuestra forma de entender el ahorro es no preocuparnos continuamente por su evolución y no tenemos esa cultura financiera:  un Plan de Pensiones Asegurado (rentabilidad garantizada). Hay que recordar que estos productos en la actualidad no tienen liquidez al margen del fallecimiento hasta la edad de jubilación o por minusvalía, desempleo de larga duración y enfermedad grave, aunque su falta de liquidez va a venir compensada por la desgravación fiscal anual que las aportaciones nos van a proporcionar.

Si nuestras cuentas con HACIENDA son poco significativas o negativas y estamos por encima de los 45 o 50 años un PIAS puede ser una buena solución pues nos puede proporcionar a partir de los 10 años una renta vitalicia con ventajas fiscales. Aquí no podemos obviar que la cifra de ahorro ha de ser significativa aunque tenemos la ventaja de poder rescatarla en caso de necesidad.

Si estamos en la situación anterior pero somos jóvenes cualquier plan de ahorro conocido coloquialmente como de jubilación o ahorro (tienen liquidez) nos permitirá acostumbrarnos a tener una masa de ahorro que en un futuro y en función de que nuestra situación varíe, se pueda destinar a cualquier otro producto de los ya mencionados.

Si además tenemos un buen bagaje financiero y no nos preocupa las rentabilidades garantizadas o a corto plazo un Unit Link o un Fondo de Inversión puede darnos una buena solución.

¿A quién debo dirigirme?

Es importante huir de cualquier persona física (agentes de seguros vinculados) o jurídica (BANCA) cuya prioridad sea colocarnos un producto por su interés en la venta o por sus objetivos comerciales y que no analice previamente nuestra situación fiscal, financiera y nuestro perfil. Una buena opción es un corredor de seguros o un asesor financiero independiente.

Equipo Técnico NB21