Seguros al desnudo » junio 29, 2015

Daily Archives: junio 29, 2015

Lo que hay que saber

Seguro para embarcación de recreo

Published by:

embarcación

El Real decreto 607/1999 de 16 de abril establece que todas las embarcaciones destinadas a la navegación de recreo y deportiva propulsadas a motor, incluidas las motos de agua, así como aquellas que carezcan de motor y tengan una eslora superior a seis metros, tienen la obligación de suscribir un seguro obligatorio de responsabilidad civil. Sus coberturas mínimas vienen expresamente establecidas, exigiéndose también a embarcaciones extranjeras.

La cobertura de este seguro obligatorio incluye las posibles lesiones o muerte de terceras personas y los daños materiales a terceros y pérdidas económicas derivadas de éstos. Para la validez de esta cobertura es necesario que el barco vaya patroneado por una persona en posesión del título náutico correspondiente. Carecer de este seguro está considerado como una infracción grave conforme indica la Ley 27/1992, de 24 de noviembre, de Puertos del Estado y de la Marina Mercante.

Además del seguro obligatorio de responsabilidad civil, dada la escasa cobertura del mismo, se debe complementar con el seguro voluntario, que es una ampliación del seguro obligatorio.

Es importante comprobar que tenemos cobertura de responsabilidad civil para amparar los daños causados por la embarcación durante su reparación, su permanencia en tierra, o cuando sea remolcada o transportada por tierra, ya sea sobre un vehículo o de cualquier otra forma.

Dentro de la náutica de recreo es habitual la contratación del seguro del casco, para amparar los daños que sufra el mismo, tanto por pérdida total, total constructiva  o los daños parciales causados a la embarcación, así como robo, etc.

Deben tenerse en cuenta incluir, o ver que están incluidos,  siempre los objetos personales depositados en el barco, así como los  accesorios instalados.

Debemos comprobar que nuestra póliza cubre los daños al motor como consecuencia de la entrada accidental de objetos sólidos o cuerpos extraños a través de los circuitos o conductos de refrigeración, caso de ser de motor.

Es importante señalar que en este tipo de seguros caben básicamente dos formas de aseguramiento: el correspondiente a las cláusulas españolas y el de las cláusulas inglesas (I.Y.C. Institute Yacht Clauses). Las cláusulas españolas se identifican con los riesgos nominados, es decir aquellos riesgos que se cubren mencionándolos expresamente, con lo que estarían excluidos aquellos que no se mencionan o nominan y por el contrario, normalmente, las clausulas inglesas cubren todo lo que no esté expresamente excluido.

Otra diferencia relevante tiene que ver con la valoración de la embarcación para dar valor a las garantías de daños a la misma. Con las cláusulas inglesas, ésta se realiza a valor real y en las españolas a valor de nuevo. La diferencia es importante, sobre todo cuando la embarcación ya tiene unos años. En uno y otro caso, el límite de indemnización será generalmente el valor real de la embarcación.

Estas líneas no pretende ser  un análisis pormenorizado de las coberturas de las pólizas, sólo pretender dar unas pautas para el aseguramiento correcto de las embarcaciones.

En cualquier caso, caso de producirse un siniestro, la mejor opción será siempre dirigirse al mediador de seguros que ha gestionado la póliza, ya que su intervención puede ser fundamental para lograr la indemnización apropiada. Dados sus conocimientos, el mediador podrá comunicar y tramitar con profesionalidad el siniestro, evitando incidencias o errores en su enfoque y así posibles problemas de falta de cobertura. En definitiva, el mediador tiene como misión defender los intereses de sus clientes y lo hará siempre de forma intensa para mejorar su nivel de fidelización.

Dpto. Técnico NB21